sábado, 18 de abril de 2009

cosas que contar

Ya no sé cuanto llevo sin escribir, los dedos ya no son ágiles delante del teclado, más bien lo son a la hora de poner pañales y estoy perdiendo la sensibilidad con tanto guante, vale exagero, acabo de terminar una jornada de 17 horas, no tengo coche por lo que me he tenido que venir andando hasta casa, miento, hasta el ciber, la camarera ya me conoce y antes de decirle nada ya me ha servido el café con leche, acompañada de una sonrisa al ver mi uniforme arrugado y echo un guiñapo en una bolsa, mi cara de cansancio y cargada como una vaca con detergente y demás utensilios marujiles.

Hay veces que las cosas negativas se te acumulen y al final se acaban por convertir en una racha, a mi me gusta llamarlas etapa de centrifugado, no me preguntéis por qué que ni yo misma lo sé, vale, no tengo coche por que ya se sabe lo lenta que es la justicia y la locura cometida hace más de un año me acaba de pasar factura y como castigo me retiraron el carné un mes, menos mal que me ha pillado en plenas vacaciones de semana santa y no he de ir mucho al insti, menos mal, un quebradero menos de cabeza, pero anda que no jode caminar una hora para ir al curro y otra hora para volver, lo que pasa es que el jodido Pepito y no precisamente de ternera, me metió el miedo en el cuerpo con historias de violaciones, mutilaciones y palizas en este mafioso pueblo, yo creo que lo que queria era llevarme en su moto, cosa que consiguió.

Ya estoy otra vez yéndome por los cerros de Ubeda, pues eso, que llevo una racha que ya quisiera el Angel Cristo, que parida acabo de soltar, paso de borrar, una amiga muy querida insinúo en uno de sus post, que pensaba que iba a abandonar, tirar la toalla con esto del blog, pero de momento la única toalla que he tirado ha sido con la que le he limpiado el culo hace escasas horas a Agustina, diarrea total que llaman.

No tengo coche (coño ya, que ya lo he dicho tres veces), me muero de sueño, llevo 17 horas trabajando y en breve marcho otra vez, eso si, después de poner una lavadora, plancharme el uniforme, prepararme la comida y limpiar el baño, cosa que no creo que os importe pero por si acaso escrito queda, constancia que soy una marujita que da asco.

La razón de estar en el ciber es que se me rompió el ordenador, portátil más bien, asi de repente le dio la gana de pintarse de azul, hacer unos ruiditos raros y palmarla, y ahí se quedo con medio trabajo del aparato respiratorio a dos días de su entrega, llamadas y mensajes desesperados a compañeras y amigos, total que el trabajo me lo ha hecho otra persona, GRACIAS si acaso lo lees que lo dudo, eres demasiado culto para perder el tiempo en blogs y otras chorras, eso si, para ver pelis guarras siempre hay.

Y doblando turnos para irme cuatro días en Mayo a un curso intensivo en Mójacar sobre algo relativo a las tareas del Auxiliar dependiendo de la planta, dios, estoy cansada, y aún me faltan siete días seguidos de trabajo, todas de tarde más dos turnos dobles incluyendo noche, mejor no pensarlo que me leo todos los libros de autoayuda habido y por haber.

Tampoco he escrito por que estos últimos días han sido un pequeño infierno, crisis con la pareja con principio de ruptura que se solventó con miles de mensajes y comunicación y ya se sabe, para más información acercaros al kiosko màs próximo que creo que regalan ejemplares con el periódico.

Nos vemos, espero que en breve.

sábado, 4 de abril de 2009

átame

Abrí la puerta y me apresure hacía el baño, antes de que mi chica que iba justo detrás de mi me adelantara, me mojé la cara y acto seguido me senté en la taza, mientras oía a lo lejos un ruido amortiguado por la puerta cerrada, tiré de la cisterna y salí, ella entró a continuación escondiendo algo detrás de la espalda, todo fue tan rápido que no me dio tiempo a ver nada, solo la silueta de algo detrás de sus manos y una sonrisa pícara en su rostro.

Se oyó el chasquido seco del cerrojo y me extraño, nunca en los meses que llevábamos juntas se había encerrado, al contrario hacía gala de una naturalidad que me asombraba, me acerqué pensativa a la habitación donde el ordenador llevaba encendido todo el día mientras se bajaban unas películas, abrí el correo con la intención de verlo, cuando oí un sonido como de alguien que estruja un plástico, luego una voz dulce que se acercaba por el pasillo y notar una mirada penetrante, las manos seguían detrás de la espalda, su mirada y sonrisa traviesa no se separaba de mi cara y a continuación un sonido metálico empezó a inundar la habitación, no era un sonido al que estuviera acostumbrada y me costó asociarlo al objeto que lo producía, pero me basto ver la cara de mi pareja para que en breves segundos mi cerebro atara cabos, la miré y solté una risa de esas tontas que a veces los nervios hacen aflorar, pensé que no era capaz de haber hablado en serio cuando hacía alusión a ese objeto y sus persistentes amenazas a traerlo para castigarme por ser mala, por desacato a la autoridad cuando me negaba de broma a seguir sus consejos o lo que terciara.

A mi lo cierto es que esta situación siempre me ha dado morbo, mucho, es una de mis fantasías que siempre se habían quedado a las puertas, es decir, lo he hablado con anteriores parejas pero nunca se ha dado por descontado la situación para ello, por eso me asombro que estuviera ocurriendo, tentada estuve de pellizcarme para comprobar que no, que no me había metido en una película erótica por error, ni estaba soñando, así que me olvidé automáticamente del ordenador, del correo y de todo, sólo tenía ojos para ella y mi sexo comenzaba a hacerse notar, unos rítmicos latidos empezaron a aparecer en la entrepierna, pero yo no dejaba de mirarla, y de verla reír al ver mi cara de desconcierto, era difícil averiguar quien de las dos disfrutaba más, si ella al ver mi cara de deseo y de excitación, o yo que estaba alucinando con la situación.

En estos casos, lo mejor es dejarse llevar, el cuerpo es sabio y cuando las palabras no salen lo mejor son los gestos, y mi cuerpo reacciono demasiado bien, mis labios buscaron los suyos con ansia como si los anteriores no contaran, como si los besos empezaran justo en ese momento, y había hambre, deseo, ansía, mis dientes chocaron con los suyos al no medir el deseo y mis manos se agarraron a su cintura, el corazón latía rápido y rítmico, las paredes amortiguaron nuestro deseo, su mano cogió con ternura la mía y fue arrastrándola hasta sus pechos mientras su boca se entretenía juguetonamente con mi lengua, notaba que me arrastraba hacía atrás en dirección a nuestra habitación.

No opuse resistencia, cómo hacerlo? Me deje llevar y lo que paso en ese espacio íntimo es la diferencia entre follar y hacer el amor, pero ahora estamos en horario infantil y mejor me explayo otro día.

viernes, 3 de abril de 2009

rezo


Ay que ver la paciencia que hay que tener para determinadas situaciones, este rezo presidió durante dos años, mis dos últimos años en la empresa aquella que estuve, en la que tuve que tener mucha paciencia para no mandar al carajo a mi jefe, si aquel gilipollas que en paz y gloria bendita esté, en fin, que me he acordado de este rezo por que lo he vuelto a ver en el corcho de este curro, este curro que me encanta pero que algun gilipollas está intentando meter más leña al fuego para que nos enzarzamos entre nosotras en puñaladas traperas y chivatazos varios, pero eso me anima, a tener paciencia y sabiduria para no liarme a ostias con algunas. Para los no creyentes, como algunas ateas que me veo venir a las que quiero un montón, les daré otro rezo, esté más adecuado a sus creencias.....
San Viernes divino, San Viernes amado,
cuida mi intestino, el grueso y el delgado.
Protege mi páncreas beba lo que beba
que no sea esta noche una sola peda.
Mi hígado encomiendo a tu santa mano,
y lo que estoy bebiendo lo orine sin daño.
Permite que no se me nuble la vista
porque después de unos pistos me puedo caer en la pista.
Que al pagar la cuenta cuides mucho mi dinero
porque tengo unos amigos que no dan ni pa"l mesero.
Y al salir del bar, no me desampares
porque si manejo pedo me parto la madre.
Permíteme ver la luz al otro día,
pero sin que me hayan dejado parado en una esquina.
Líbrame de cruda de diarrea y jaqueca,
quítame la agrura y el ansia culeca.
Permíteme concentrar mi ruta
y mi camino porque luego no recuerdo donde me orino.
San Viernes bendito, te invoco a mi lado
que por el chiquito no evacue aguado.
Que así sea.
Amén, mira que esté rezo ya me gusta más y cada vez que lo leo me produce más pena, pena por que en vez de estar cogiendome una, estoy currando.
Feliz viernes, besotes a todos y rezad rezad..... malditos

Citas - citas-comunidad.com

Sudoku