lunes, 24 de agosto de 2009

lunes

Yo no soy ese gato naranja devorador de lasañas que odia los lunes a muerte, más bien los lunes suelen resultarme indiferentes, lo bueno de ellos es que después viene el martes y suma y sigue.

Pero después de superar mi récord laboral, en la estimable cifra redonda de 72 horas de curro, semanal, con dos turnos dobles uno de ellos de tarde y noche y ayer me hice mañana y tarde que me dijo un abuelo si me había alquilado una habitación en el último piso, ojala, estuve tentada de responderle, así llamaría al timbre y que viniera una pringada como yo a hacerme un masaje.

No ha estado mal, soportable gracias a Pepito y otras compañeras de trabajo, muchas risas, algunas lágrimas, a escondidas evidentemente que paso de ser la sensiblona del curro, se murió uno y me embargó la tristeza, le tenia mucho cariño, mucho curro, un par de incidencias graves anotadas en el registro, un par de charlas, lo mejor es que por fin ya hemos concretado la quedada para salir de pesca por la noche, nos vamos dos compañeros y yo, quién dijo que tres son multitud? en el barco de uno de ellos a pescar, no sé yo con lo torpe que soy lo único que pillaré será una insolación, o un resfriado, pero al menos eso ya ha quedado concretado y en unos días estaré en alta mar.

Por eso, le doy una patada al lunes que es una forma de despedirme de estas jornadas maratonianas para devolver todos los días que me hicieron para las minivacaciones, primero en Cádiz y luego en Tenerife, le doy no una sino dos patadas y bien fuertes y me despido del curro el 15 de Septiembre que me pillo la baja ya que hoy me han confirmado que el 17 paso por quirófano para que me arreglen el tornillo que se me cae de vez en cuando, esto, para que me operen del otro oído, y esta patada es definitiva y es una forma de decir hasta luego, ya no hay más operaciones, ya se acabo.

Uf, suspiro de alivio, por safo pienso, como coño he podido aguantar dos turnos y de los más pesados, si a las cinco de la tarde pensé que me moría de agotamiento, mental por que los abuelos anda que no desgastan ni nada, sonrío, en lo único que puedo pensar ahora es en coger la cama con ganas y dormir, hasta que me duela la cara y no precisamente de ser guapa y de la futura pesca.

Alguna más se quiere poner en la cola para arrearle una patada al lunes? que motivos siempre hay, el mío es un peazo patada de esas vigorizantes que te dejan puf, genial, que es tal y como me siento a pesar del cansancio.

jueves, 20 de agosto de 2009

año

Hace un año, 12 meses antes, en un verano igual de caluroso que este, o puede que más, nos volvimos a encontrar, por insistencia suya, una que es débil y en el fondo era algo con el que hacía tiempo fantaseaba, accedí y el resultado lo transcribí después en otro sitio, 365 días y unas horas antes del accidente de avión te despediste por mensaje, después de haber estado dos días pensándolo, es tan fina la línea entre la esperanza y la desilusión, tan frágil lo que separa la felicidad de la tristeza, y unas palabras frías a través de una pantalla la rompieron.

El accidente de avión, lo primero que pensé fue que tu ibas en él, y mi corazón se arrugo por breves segundos, luego pensé en una amiga que es azafata y también pensé en ella, el pensamiento viaja más rápido en estas situaciones y en medio de tal confusión dos pensamientos cruzaron al mismo tiempo, uno, ella no iba en ese avión, hace horas que recibí ese mensaje así que ella está bien y otro fue que ella no trabaja en esa compañía, los siguientes días fueron confusos, no los recuerdo bien, sólo que la tristeza se adueño otra vez de mí y era más difícil sacudírsela de encima por que parecía un adiós definitivo, era el adiós.

Pero me quedo esa noche, hay noches y noches, algunas son imposibles de olvidar, y las rememoras hasta el mínimo detalle aunque haga daño, aunque te sintieras que no te iba a aportar ningún bien, luego vinieron los autoreproches, los autopensamientos negativos, el pensar que una es débil, pero a veces la misma debilidad con el tiempo nos hace más fuertes.

En un año pasan muchas cosas, pueden pasar más cosas en un año que en un lustro de tu vida, puede marcarte más que el resto de tu vida, puede ser un preludio para lo que vendrá después, puede ser lo mejor que te haya pasado aunque en el dolor del momento no lo entiendas, el tiempo pone todo en su sitio.

Y si se vuelve a repetir? No importa, siempre he jugado con fuego, me encanta el riesgo, me fascina pensar dónde estaré el año que viene, en un bucle sin fin, mejor que ahora? Maldiciéndome por haber vuelto a caer? Hay cosas que son inevitables que sucedan….. pero soy optimista.




No me arrepiento de nada, el arrepentimiento no existe en mi vocabulario.





martes, 18 de agosto de 2009

ella


La vida es complicada, o era el amor?, o simplemente somos nosotros las que con nuestra actitud y comportamiento la que hacemos que sea complicada? Con lo fácil que es amar y vivir, pero el amor es un sentimiento tan frágil, es como un niño indefenso al que hay que cuidar y mimar para que crezca sano y fuerte y llegar a madurar y una vez conseguido eso disfrutar, pero lo complicamos y echamos a perder descuidándolo y pensando que sólo por el mero hecho de que exista ese sentimiento el mismo puede crecer y no es así, pero eso la experiencia te lo enseña y la vida podría ser mejor si tu actitud es buena, también imagino que influye tu forma de enfrentarte a ella.

A veces dejamos una parte de nosotros mismos camuflados pensando que es lo mejor para la buena marcha de la relación pero a la larga frustra y más tarde o más temprano empiezan los reproches , por que no hay nada peor que dejar de ser tu, dejar de ser cariñosa por que temes que ella se agobie, dejar de hacer ciertas cosas que te gustan por que piensas que ella lo considerara tonto o absurdo y digo yo, si ella se enamoro de ti lo hizo por que le gusta como eres, tu forma de ver la vida y de vivirla, pero no es tan fácil volver a ser tu misma si los reproches han estado ahí en el pasado y se empieza de nuevo, lo ideal seria empezar de cero, eso sería lo ideal, pero lo ideal a veces es una carga pesada por que no sabes donde empieza el cero y pretendes empezar por un número superior.

Yo lo único que sé es que quiero ser yo, quiero decirle las cosas sin que suenen a reproches, ser sincera sin pretender que la sinceridad es decir todo lo que se te pase por la cabeza y sin medir el daño que puedas hacer, por que ser sincero no es dañar sino ser coherente tener principios y vivir acorde a ellos y decir las cosas de manera respetuosa y sobre todo con cariño y complicidad, el amor es para los valientes, los que se lo trabajan, aquellos que respetan y apoyan al otro, los que sólo buscan la felicidad del otro sin dejar la suya por el camino.

Y en eso estoy trabajando y espero que el tiempo me diga si lo he hecho bien, tengo otra oportunidad y esta vez no quiero que falle, por que sé que es ella, lo sé desde que la vi bajar del tren hace más de cinco años y vi como su cara se ensanchaba en una sonrisa que lo abarcaba todo, hasta el más mínimo detalle de su cuerpo, lo supe cuando me entregue a ella y cuando empezamos nuestra vida en común, pero la tenía tan segura y lo veía todo tan fácil que dejé de verla y la perdí.

Y la volví a perder justo hace un año cuando volvió a mi vida por avatares de la misma y mi imprudencia y afán de intentarlo hicieron que ella huyera por miedo o por temor a que las cosas se repitieran, pero esta vez, ahora es distinto, muy distinto, por que estoy loca por sus huesos, por su sonrisa, por ella, por que lo que quiero es que sea mejor que antes, creo que es posible, pero es un camino largo y aún no sé en que acabara, espero que bien, soy una sentimental, una “ilusa”, una romántica, una loca enamorada.

Y me voy a trabajar, ves? Esto es lo que una escribe cuando no puede dormir lo que el cuerpo le pide, me espera una semana de 72 horas, y espero aguantarlas.

viernes, 7 de agosto de 2009

de vuelta

Todo tiene un principio y un final, todo lo bueno termina, aunque sepas que la experiencia se puede volver a repetir, no en las mismas circunstancias por que todo es un flujo constante, lo bueno se acaba, mis vacaciones han terminado, hoy es mi último día en esta magnifica isla, una isla que me está enamorando por todo, por que no sólo te enamoras de las personas, sino también de las cosas que la rodean.

Me lo he pasado genial, y eso que para venir hubo un follón en el aeropuerto, y mi vuelo directo se convirtió en uno con escalas que si no se llega a retrasar una hora el segundo avión me quedo en tierra, eso si, con cara de gilipollas y con una hoja de reclamaciones, en mano, pero al final todo salió bien, aunque al principio estaba bastante cortada al verla.

He ido a varios sitios, no a muchos por que mi chica ha estado trabajando, pero al menos hemos visitado un par de playas, me encanto la punta del Hidalgo, y un sitio para tomarte un café con unas vistas impresionantes, luego estuvimos en una playa que del viento que hacia nos convertimos en croquetas pero nos reímos mucho, me encantaría volver pero antes hay que solucionar varias cosas.

Así que ahora estoy limpiando la casa de la amiga que nos ha dejado su casa para que podamos estar juntas, es de buena educación dejarlo igual o mejor que estaba cuando te la dejaron y en eso estoy, iremos a comer fuera, que aquí se come de lujo, sobre todo los vinos, mira que no era aficionada al vino pero todo es ponerse, después las maletas y a rezar para que no ocurra nada en el aeropuerto, por que mañana trabajo de mañana y llegaremos de madrugada, eso si, me encanta pensar que volvemos juntas y que aún nos queda otra semana para disfrutar juntas.

Por que cambiamos el Atlántico por el Mediterráneo, y luego vuelta otra vez.

Me lo he pasado genial, sobre todo los últimos días y tengo ganas de volver.

lunes, 3 de agosto de 2009

palabras


A veces unas simples palabras son el desencadenante de un estado de ánimo que se instala de forma permanente en tu cuerpo, cabeza y alma, si, la santísima trinidad y cuesta desprenderse de tal estado.

Si, tal es el poder de las palabras, ellas te pueden curar, un lo siento o un perdoname pueden inclinar la balanza hacia el otro estado, e incluso puede curar la herida infringida por las otras palabras, hay gestos que hacen daño, un bofetón duele pero se olvida antes, tal es el poder de las palabras que sin que tú te des cuenta se infiltran en ti y es difícil de erradicarlos.


las palabras, me encantan, con una puedes decir muchas cosas, depende del tono, de la intención y del significado de la frase total, por que una misma palabra puede significar dos cosas distintas, hay palabras dulces, de esas que es un bálsamo para tus oídos, otras son cariñosas, son aquellas que animan, hay miles de palabras, todas con su significado, de todo tipo y para todos los públicos, palabras que te encantan su sonido, otras que te gusta ver como se deslizan por los palatinos y chocan entre los dientes saliendo al mundo y haciendo que el destinatario reaccione en base al significado.

Me encantan las palabras que no dan lugar a equívocos, esas palabras seguras de sí mismas, que se inflan conforma las repites, odio los no lo sé, los inseguros, los tristes, los amargados, los que dicen pero no dicen, esas palabras cantinflas, esas que no significan nada, las vacías.

y sí ciertas palabras han sido el desencadenante de mi tristeza, palabras, hasta la misma palabra me gusta, me gustan las palabras con vocales fuertes y repetitivas, le dan intención a la palabra, me gustan las palabras que van acompañadas de un gesto acorde, hay palabras dichas en lenguaje de signos que me encantan, como también me gustan ciertas palabras en valenciano y otras que no me gustan su significado pero me gusta como suena, otras que no me gustan su sonido pero si como se pronuncia en unos labios sensuales, me gustan algunas palabras feas por como se escriben y otras por como se adelgazan en la boca del que la pronuncia.

quién las inventó? quién fue el creador de las vocales, de las consonantes, me chiflan las fricativas, me llevo bien con las vocales, más bien mis neuronas, las consonantes me crean más problemas pero para eso está la rehabilitación, y dominaré con el tiempo las consonantes, sobre todo las problemáticas, esas suaves que se solapan entre vocales cambiando el significado de lo dicho.
mi palabra favorita..... ya hablaré otro día de las palabras que me gustan, tanto escritas, como leídas en labios, como las que se transmiten por el aire, como las valencianas, como las gestuales, como las de los sordos como aquellas con significado y sin.

solo espero dos palabras que me curen la herida de las anteriormente escapadas por lo labios de alguien a quien quiero demasiado, ves? hasta la palabra demasiado denota algo, nunca es demasiado? puede ser, demasiado poco o demasiado, soy demasiado "algo" (añádase cualquier palabra u adjetivo).
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.