lunes, 27 de septiembre de 2010

me voy

Me voy en breves horas, de placer y negocios, ya está todo preparado para coger el avión dentro de unas horas, odio el embarque, me agobia la cola y tener que enseñar el carne de implantada, que me cacheen y ser objeto de miradas, es lo que tiene, a todo se acostumbra una……

mientras escribo esto me manda un sms mi amiga para decirme algo de un papel que me pedirán, papel que por supuesto no encuentro….. a saber, parece que todo se pone en mi contra, eso digo yo ahora pero ya veremos porque hay compañeras de trabajo que dicen que yo he nacido con una

Ahora dice que no es imprescindible, ais, porque hay gente que lo deja para el último momento, y en eso me incluyo, me duele la cabeza, ayer no fue un día muy divertido, estuve en casa con mi abuela porque todos se fueron y había que quedarse una para “por si acaso”, pero con lo bien que me lo pasé el sábado en la barbacoa compensa,  bueno más bien fue una paella de pescado buenísima, mucha gente, enfermeros, auxiliares y una que va para médica que es la novia de uno de los enfermeros, vamos que como decía yo, aquí no puede pasar nada, ni coma etílico, ni accidentes en la piscina ni na….
Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien, recordamos momentos “estelares” del trabajo yo disfrutaba mucho, porque está vez llevaba dos implantes y me sentía por decirlo de alguna manera más integrada, se hizo alusión por parte de Pepito a mi gran salida del armario delante de él, aunque yo ya salí mucho antes,

Yo ( a R.) : que les pasa a las auxiliares que están siempre…con el Pepito en la boca, que si Pepito esto, Pepito lo otro…..qué tiene este hombre que las vuelve locas? (en plan coña)
R: pues será que tiene sex-appeal (por seguir con la coña)
En esto que entra Pepito y oye que yo suelto, pues será todo lo bueno que digan, simpático, buena gente y tendrá todo el sex-appeal que queráis pero conmigo la lleva clara
R: y eso? te cae mal?
Yo: que va pero como que soy de la acera de enfrente…..
Pepito: no te preocupes cariño que ya cruzo yo la calle…

Una tontería pero que denota el buen rollo que hay entre todos, todos lo saben y lo hablan con naturalidad y los que al principio no lo llevaban bien, han cambiado de opinión en cuanto me han conocido…..,mmmm…. Será cierto ese tópico de que las del gremio estamos locas y nos va el vicio una barbaridad.

Lo mejor del día en Villaculos (el chalet de la anfitriona) fue los disfraces con los que disfrazaron a los tíos, incluyendo al supervisor, a los que tiraron a la piscina estando yo en ella junto con Pepito, no me cayeron encima de milagro pero nos hicieron un montón de fotos, tengo permiso para cuando me las manden subir una al blog y eso haré.

Aunque lo mejor fue que me enseñaran a bailar, merengue, salsa y chachachá, pero claro como nunca lo he hecho ya se me han olvidado los pasos....alguna voluntaria?

Bueno, me voy por los cerros como siempre, será que estoy nerviosa, mañana ya empiezo con el papeleo y todo lo demás y a la vuelta me voy a Badajoz a ver a una amiga.

Volveré supongo, igual escribo desde Mallorca….quizá algún día pueda poner en la taberna el “se traspasa negocio por traslado” en ese caso haré una fiesta donde correrá el alcohol una barbaridad.

Cuidadme el chiringuito, no tardo.

viernes, 24 de septiembre de 2010

cacao

Es curioso la de cosas que guardamos sin darnos cuenta, aparte de las facturas y papeles varios que conservamos en los cajones a la espera de tener tiempo para ordenarlos, cosa que casi nunca ocurre y lo que hacemos es acumular más, con el portátil pasa lo mismo, al menos en mi caso, voy guardando documentos, escritos con la idea de mirarlos más tranquilamente o leerlos y al final un día te da por hacer limpieza tanto del cajón o de la habitación y te encuentras con algo olvidado, hace poco encontré en una de las miles de carpetas que tengo en el portátil, el portátil que se estropeó y que ya daba por perdido.

Pero lo bueno de tener amigos que siempre te preguntan si tienes algo para tirar, o dicho de otra manera, algo a lo que meterle mano, hay gente que le gusta intentar arreglar los desaguisados de otro, porque claro si la otra persona ya lo da por perdido, si lo termina por joder no es responsabilidad suya.

Pero me lo arregló, justo cuando el mini que usaba para la rehabilitación, chatear y poco más se me rompió, ya se dice, cuando una puerta se cierra otra se abre, cuando algo se estropea otra cosa se arregla, y encontré algo que escribí cuando pensaba mudarme con una persona sin saber que patada estaba en el aire.

Y lo he leído, sonreído amargamente, meneado la cabeza ante mi ingenuidad, pero sobre todo le he añadido unas cuentas ventajas más y otro par de inconvenientes porque se puede aprovechar ese escrito, el balance que hice sobre las ventajas de irme de aquí, sólo que cambio una isla por otra, aquí no pinto nada, nunca ha sido mi intención acabar dónde finalmente he ido a parar, ni quería la casa, ni quería la interinidad, ni mucho menos quedarme con el coche que me ha tocado en suerte.

Pero como yo las quejas las dejo para otras personas, simplemente apechugué y he intentado hacer del mal tiempo buena cara, con dos hoyuelos nunca mejor dicho, pero ahora ya, no puedo más, tengo unas ganas locas de irme, abandonar todo esto, mandarlo a la mierda literalmente y que pase lo que tenga que pasar, que peor no creo que acabé, la casa me da igual, si he de ser sincera he llegado a aborrecerla, no sé ni por qué me la quede, el coche igual se lo vendo o regalo a mi hermano, la interinidad ni fu ni fa, no pienso quedarme en una Residencia trabajando hasta que me ingresen a mi, aquí ya lo he aprendido todo, es todo igual, rutina y rutina, y yo necesito tener motivaciones, aprender, mejorar, ilusionarme.

Así que hoy es mi última noche, tengo una quincena de vacaciones, pero como siempre pasa lo mismo y curro más de lo que debo aprovecho los días que me deben para juntarlas con las vacaciones y alargarlas, he hecho todo el papeleo y el lunes después de la fiesta con los compañeros del trabajo me voy, y me voy a Mallorca a entregar todo el papeleo para ver si hay suerte y me dan curro, me llaman para sustituir o me presento a la opos, más bien todo, el problema es el tema catalán, que yo el título lo tengo de Valenciano.

Que no hay suerte en Mallorca, pues lo intento en Canarias, que tampoco, pues ya iré viendo, lo mismo cojo y me voy a Extremadura, como al Norte, a saber, el mundo es amplio y para mí tendrá cabida, digo yo.

Uf, tengo tantas cosas en la cabeza que necesito pararme y organizarlo y pensarlo todo, si no estás de acuerdo con tu vida, en vez de quejarte mejor empezar a moverte para cambiar las cosas, no creo en la suerte, si no en el trabajo.

Así que en eso estoy, intentando cambiar y esperando que el viento por una vez me dé un empujoncito.

Resumiendo, estoy entre asustada, emocionada, ilusionada, y un sinfín de adjetivos.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

idioteces

Entro en ese estudio estadístico que dice que cierto porcentaje de la población es o hace idioteces, prefiero lo segundo que es más disculpable, acaba de empezar la semana y ya llevo unas cuantas, pero como trabajo a turnos y los festivos para mi no existen, lo de semana es relativo….


Idiotez número una: pedirle a E. que me hiciera la mañana de ayer para la rutina de revisión por el equipo de la fe que me operó, más bien el cirujano y el chaval que acaba de acabar (la redundancia por supuesto) la carrera y que se lo paso mejor que yo viendo mis entrañas otorrinas, ahora le debo una mañana a E. cuando todo el mundo se pide el día hasta para llevar a la madre al callista.

Idiotez número dos: emocionarme con un documental hasta el punto de soltar la lágrima ante la historia de una madre cuya hija se suicido por rechazar el lesbianismo de su hija, y con los auriculares especiales para el implante por lo cual mi madre entró al no recibir respuesta a su llamada y pillarme en tal debilidad, yo…que paso por ser la más….de la familia, charla sobre el documental y sorpresa maternal incluida, vamos que mi madre me diga que la homosexualidad no es pecado….increíble.

Idiotez número tres: cachondeo “bolleril” con la nueva auxiliar que sustituye a otra, por lo cual casi todas se creen lo que no es, aviso a la nueva, de parte de las otras….ten cuidado con Lupe que le van las tías y no sea que emocione…respuesta de la otra…: me da igual, cachondeo y toqueteo a partes iguales, idiota de mi porque ahora tengo que soportar bromitas.

Idiotez número cuatro: aceptar ir a Villaculos, el famoso chalet de A. a la barbacoa que va a durar todo el día, presumir delante de P. de que voy a hacer topless en la piscina, tener que pedir que obvien por mi el chuletón y me hagan algo masticable porque me siguen doliendo los dientes, y prometerle a mi madre que estaré a las diez para acostar a mi abuela., en fin, ni comer ni beber en una barbacoa… al menos estaré bien acompañada, si, seguiré de cachondeo con la nueva que por cierto descubrí que es bisex. (toma ya!!!)

Idiotez número cinco: ahogar casi a una paciente al darle de comer por no comprobar la correcta posición de la encamada, menos mal que me fije en el pulsi porque le bajo la saturación como para llamar a gritos a la enfermera, que por cierto aparte de ser del gremio es muy amiga mía….

Idiotez número seis: tener tres cuentas de correo y querer mandarle un saludo a una pensando ser anónima y resultar mandárselo con el que menos me apetece que lean, si, ahora me río, pero al darme cuenta se me salieron hasta los colores.

Idiotez número siete: decidir irme a la isla la semana que viene, con todos los papeles y el currículo actualizado para apuntarme a las bolsas de sanidad y mandar los papeles al nuevo hospital que van o está o están construyendo, ya no sé, manías de querer irme de aquí supongo, más puntos que en esta comunidad si que voy a tener.
Idiotez número ocho: creer lo que no es posible, ilusionarme con algo que no debo, dejar que me afecte lo que a fin de cuentas no es una mentira sino una leve ocultación de la verdad.

Idiotez número nueve: seguir metiéndome en los aseos para llorar, cada vez que se muere alguien en el trabajo al que aprecie mucho, que yo para encariñarme uf, es difícil, mi máscara no se sujeta bien con las gomas, no me apetece ser la sensible del grupo. Soy fuerte, me lo digo cien veces hasta que alguna vez me lo crea.

Idiotez número diez: a estas alturas y con tanto tropezón seguir creyendo en el amor, creer que la gente es como yo y descubrir que para lo que para una es amor propio para la otra es rencor.

Idiotez número once: aguantar un dolor de cabeza impresionante la tarde por no quitarme los implantes, o por no decirle a mi abuela que baje el volumen de la tele, la sorda era yo? Cabezonería nunca me he quitado los implantes salvo para dormir.



Pero la peor idiotez es escribir esto, (es que venir de Valencia me pone de bajón, para el equipo soy un fracaso)que le vamos a hacer, tengo dolor de cabeza, de moral, económico, de espalda y sobre todo, de amor.

Pero esto de la idiotez se cura descansando, me quedan dos noches y empiezo las vacaciones.

Silogismo: los idiotas están en todas partes, Dios está en todas partes, por lo tanto Dios es idiota, o yo soy idiota que se mete en todas partes, por lo tanto los sordos somos idiotas. Veis? Otra idiotez, me voy a la cama a ver si se me pasa todo durmiendo.

Gracias a los que me leéis el garrafón, no podría hacer terapia sin mis sufridos clientes.

P.D- ya no vuelvo a la ciudad de las flores hasta el año que viene, por safo, que ilu

miércoles, 8 de septiembre de 2010

crónica de una muerte anunciada


Que a este paso será la mía, os he dicho alguna vez que uno de los adjetivos con el que me definen es el de “exagerada”, supongo que lo hago en momentos de gran cansancio más que nada por reírme de mí misma y de todo.

Me llama la atención que la gente del gremio (de sanidad, no de la bollería) es el humor negro que destilan, supongo que ver la muerte de cerca muchas veces, nos hace perderle el respeto y bromear con eso y otras cosas, imagino que no lo entenderéis.

Llevo ya 8 días trabajando sin descansar, hoy es el primero (alabado San Pancracio, que no sé dónde se meterá el pan por que tiene el brazo en alto), estoy tan cansada que no puedo descansar, eso sí es paradójico y no lo de Santa Teresa (vaya que me ha dado por los santos y eso que estoy hablando de la muerte), no, el trabajo no me ha matado, ni lo hará, que el trabajo es salud digo yo, y que vivan las enfermedades me replica una compañera a lo que otra añade el de que trabajen los enfermos, vale, que me haga un masaje el “atropellado” al que he de cambiar de postura cada dos horas.

Estoy figuradamente muerta, de todo, tanto turno, tanto pinchazo, empaste (dos), para finalmente ponerme está mañana los brackets superiores, que me han quedado supermonos, con colorines, que la bandera gay hay que llevarla hasta en los piños, podría haberme muerto ayer del susto, una intentando descansar en el turno de noche y me despiertan a maullidos (imbécil que soy yo por no apagar los implantes), sólo que de lo atontada que estaba pensé que era un bebé que lloraba, por lo cual casi me muero de la risa, sobre todo por las caras de mis compañeras (seguro que los implantes funcionan?).

Casi muero esta mañana arrollada por un camión, menos mal que mis reflejos aunque torpes lo pudo esquivar, eso por tener cita en el dentista después del turno de noche, que aproveché para “llevarme prestado” de la residencia un paquete de leche y dos paquetes de cereales, el uno con miel y el otro de pollo con zanahorias, un asco, pero como tengo la boca igual, llagadas del roce de los hierros, pues ni esfuerzo tengo que hacer, de inanición no moriré ingiriendo estos alimentos, eso sí, se me quedara el hueso de la cadera aún más vistoso, para colgarme el llavero ahí.

Podría haberme muerto del asco, que es de lo que se está muriendo el “atropellado” de estar desde hace un mes encamado desde que lo arrolló un coche al salir de la residencia a dar su paseo habitual, de la planta de válidos se fue al hospital y de ahí a la de asistidos, con traumatismos, el pobre se muere de aburrimiento y se quita el buzo en plan superman para destrozar y ensuciar la cama, a la tercera vez en la tarde que cambiamos toda la cama suplicamos al enfermero que lo atara, las manos para que no rompiera los pañales ni el buzo, en fin que me duermo, no nos dejo el enfermero, pero a la cuarta vez y al ver el percal la enfermera le vendo las manos, aún pareciendo un boxeador, tuvo agallas para arrancarse a mordiscos los vendajes y antes de terminar el turno hacernos hacer cambiar toda la cama por enésima vez.

Ni me he muerto de aburrimiento, que tampoco estaría mal, me muero de pena de escribir esto pero no doy para más y me duele la boca y me duele, sobre todo me duele la muerte de la vasca, me dio tal rabia, era la única de la de paliativos que me animaba en esa planta, ahora ya me muero de pena de trabajar ahí, cada vez están o más locos o más frágiles.

De calor tampoco me he muerto, pero mi cuerpo está tan moreno que más que en geriatría parece que trabaje de “llevafantas” por las playas del levante, el resultado llevar el uniforme sin ropa interior, porque se te mete todo dentro y es incómodo, te lo digo yo que lo he vivido.

Y no había vacantes para ningún módulo que me gustará, lo cual me han dado ganas de matar a alguien, por que no avisan que no se puede hacer lo que hicé?

Estoy un poquito quemá, este trabajo es lo que tiene, en breve se me pasa…., tan quemá estoy que voy a trabajar en dos sitios (geriátricos) uno privado en Murcia si me llaman, y el público en la que soy interina…si, un suicidio lo sé, pero he de hacer caja.



Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.