lunes, 16 de enero de 2012

quince de quince

Otro con retraso, pero este es el último (si no fuera por la pierna estaría pegando botes de alegría), gracias Elsa, trabajo terminado, actitud cambiada un poco, o eso creo, ayer fue un día completo, por varias razones:


Uno: nos levantamos tarde, que para eso están los domingos, más si libran dos componentes de la pareja, que una sola no tiene gracia, y más si un sábado te acuestas tarde, dos: mismo sitio para café y churros, la rutina a veces es buena, compra del periódico (doble rutina) y paseo, es bueno despejarse después de una semana agotadora, tres; comida en un chino, para variar, aunque prefiero eso que las hamburguesas grasientas, seguido de una copa en una terraza…se puede pedir más? Una que es de gustos sencillos, cuatro; quedar con las amigas de mi chica para ir a la feria…..y no salir estampada (hubo un accidente con siete heridos en una atracción que me quería montar), cinco: jugar al bingo y que no te toque nada, jugar a los dardos y estar a un aro de regalarle un pitufo de peluche (sí, me ha salido caprichosa la niña), a pesar de todo, disfrutamos, seis: planes, planes y planes, musical, quedada, viaje, invitación a las fiestas de su pueblo….de ilusión y planes también se vive, no? Siete: casita, continuación de los trabajos, cena y relax, ocho: dolor de pierna, de afta e infección de orina…quién da más?, pero sigo dando guerra, nueve: cumplí mi trato, y os aburrí y me aburrí yo, creo que he escrito la mitad de los post que escribí el año pasado…lo cual quiere decir que no es lo mismo calidad que cantidad…diez.: de garrafón nadie ha muerto, así que….hasta otra, gracias por estar ahí. Misión cumplida, sin abortar.



domingo, 15 de enero de 2012

catorce de quince

Con retraso llega el penúltimo post sobre la teoría de Punset, que me ha servido de algo, aunque hoy:


Uno: he perdido un día, porque hacer turno de noche hace que te desorientes un poco, pero al menos el día de hoy (ayer) se me pasó rápido.Dos: después de escribir el post, nos fuimos a realizar los cambios y dar las hidrataciones, cuando entro en una habitación me doy cuenta de que se oye una respiración nasal y entrecortada, le quito la colcha y le miro el estómago al abuelo, aviso a mi compañera y avisamos a la enfermera, otro más para el hospital y yo contenta porque me doy cuenta de que voy asociando lo que oigo, antes simplemente lo hubiera oído pero no lo hubiera asociado a nada, un ruido raro y no le hubiera dado importancia, ahora voy contextualizando y entendiendo, tres: viaje de vuelta a Alicante, cansada, contenta y escuchando música, pensando en todo lo que tengo que hacer en el resto del día, cuatro: desayuno completo, pijama y bata y visionado del documental de “parálisis cerebral” para hacer un trabajo, descubro mi ignorancia en algunos aspectos de la enfermedad, es bueno aprender y eliminar prejuicios que nos inculcan. Cinco: media hora antes de la comida, con un dolor de cabeza por la falta de sueño, me digo que no estaría nada mal tumbarse y probar la almohada, cinco minutos pienso, entre pensar y lo que termina por pasar median cuatro horas, si, me dormí. Seis: tras cabrearme conmigo misma por perder la tarde, decido que tiempo hay para hacer los trabajos, que el cuerpo manda y a veces hay que pararse a escucharlo, que me he dormido? Vale, pero llevo tres días durmiendo tres horas y ya está bien no?, me sienta de lujo la siesta pero….una desorientación me persigue el resto del día. Siete: me ducho, me perfumo, me despejo, y me voy al restaurante donde trabaja mi chica, donde me saludan los camareros y donde al finalizar su turno, nos quedamos a cenar. Ocho: para casa de mi chica a descansar y ver “el discurso del Rey”, que me gusto, pero esperaba otra cosa. Nueve: el alcohol tras no comer casi nada durante el día (claro, la pase durmiendo) me sirve de narcótico, me quedo dormida casi al instante de apoyar la testa en la almohada, que poco aguante tengo, diez: en conclusión, no he hecho ningún trabajo, sólo visionado de tres documentales y visionado de una película sobre un tartamudo, pero ha sido un día descansado que a veces no nos viene mal.

Un post más y no vuelvo hasta el año que viene. No hacerme caso, supongo que hay días y días.

sábado, 14 de enero de 2012

trece de quince

El no saber decir que no a veces, porque ayer no tuve problemas para ello, a veces me trae consecuencias como lo de hoy, dos turnos de trabajo en un mismo día, muy productivo, porque hoy:


Uno: no he dormido casi nada, es lo que tiene salir de trabajar a las once de la noche porque me quede hablando con las del siguiente turno, y empezar otro turno nueve horas después, pero me lo pase bien, dormí poco pero bien. Dos: no me acordé de que los viernes hay mercadillo, así que tuve que aparcar a diez minutos del trabajo lo que me vino bien para pasar por un bar y tomarme un café rápido. Los cafés de los bares saben mejor, o es mi impresión. Tres: no sé si es que de común ya nací cansada, pero hoy no me apetecía trabajar en la segunda, así que soborné a una del bajo para que me lo cambiara, si me hacía el favor le dije, pero el favor se lo terminé por hacer yo, porque el bajo ahora está peor, me toco levantar a una que ha vuelto del hospital después de una hemiplejia y tuve que pedir ayuda, como la que me lo cambió tuvo que irse a media mañana me cambié de planta, así que hoy he tenido lo mejor de cada planta. Cuatro: me dicen que cuando vaya a levantar a uno no le diga que su madre acaba de morir y que si me pregunta por su madre le diga que está en el hospital y que no sé nada, como soy tan expresiva y se me nota todo, mande a otra a que lo levantara, me hice uno menos, cinco: ha sido un día muy intenso porque al finalizar el trabajo me he ido a dar una vuelta por el carril bici y he acabado agotada, lo cual ha hecho que disfrutara mucho del baño que me he dado, seis: me he acicalado para volver al trabajo de noche, y lo primero que me han dicho es que el paciente al que se ha muerto su madre está mal y no ha cenado, que le llevara algo, he estado un rato con él y al despedirme me ha agradecido el que estuviera ahí, siete: aquí estoy, comiendo bizcocho que me ha traído y pensando que he pasado del día 13 al 14 sin apenas darme cuenta, para mí que el día acabara cuando me levante de la cama, me encanta estar desorientada y sin saber ni que día es. Ocho: me voy a hacer los cambios, lo cual demuestra que tengo muy buena salud y una resistencia a prueba de turnos. Nueve: hoy he echado mucho de menos a mi chica, no verla dos días se me hace cuesta arriba, pero ves? Tengo a alguien que me espera y eso lo suple todo, mientras escribo mis compis están fumando y acabo de recibir un mensaje de koko. Diez: en unas horas ya estaré en Alicante, con el pijama puesto, me echaré una siesta breve, comeré, terminaré los dos trabajos y me iré a cenar y ver una peli con unas amigas.

Hay que ser positiva no? Pues espero que esta noche no haya ni perdigones, ni chapapote, ni follones y que los lorazepams pautados sean muy, muy efectivos. Y que me dejen dormir.





jueves, 12 de enero de 2012

doce de quince

El día ha empezado con mal pie, me he levantado con dolor de boca, por las aftas que me han salido y sin apenas dormir, luego ya en cuanto entré a trabajar se ha enderezado la cosa por que:




uno: me he puesto mis zapatillas nuevas para trabajar, me he sentido como si flotara, mmmm, qué delicia trabajar así. Dos: han intentado cambiarme de planta, porque una compañera estaba con fiebre y necesitaba estar en la segunda y le he dicho que NO, sin sentirme culpable, estando Pepito, bajarme yo? Se ha bajado otra y la enferma se ha subido. Tres: me he tirado dos horas intentando ahogar la voz de la conciencia, mi Pepito Grillo casi me hace bajar y decirle a la otra que se subiera, pero definitivamente lo ahogué y empecé a disfrutar, la enferma quejándose y dando la merienda sentada mientras nosotros a tajo. Cuatro: me he tirado la tarde enseñando las zapatillas a todo el mundo, hasta a los abuelos, levantaba el pie por encima de la barandilla e incluso a la compañera con fiebre que no entiende cómo me pueden gustar las mujeres si según ella no parezco de esas (ais) le he dicho que las zapatillas me las había regalado mi novia sólo por ver su cara de mosquitamuerta, me lo he pasado bien vacilando. Cinco: Pepito ha acabado tan harto del tema de las zapatillas que cuando hemos acabado me ha cantado una canción de Enrique y Ana, una que habla de unas zapatillas de colores, y al final se han puesto todos a tararear la canción, visto desde fuera parecía un circo. Seis, pero cuanta positividad puede haber al final del día, es difícil encontrar diez, me he encontrado un euro en el suelo y con eso me he tomado un café y he invitado a una abuela a otro (descafeinado, que no era plan que se subiera por las paredes), siete: me han propuesto hacer un trio, cuantas lleva ya? Le he dicho que sí, sólo por ver su cara de ilusionado y ver como hacía planes a los que yo le llevaba la contraria como una caprichosa, ocho: aquí hablando con mi cuñada, definitivamente me quedo sin sobrino, positivo? Nada, me he quedado sin sobrino, él en México y yo aquí. Pero bueno, quizá algún día vaya a conocerlo con mi chica y nos haremos un viaje. Nueve: hablando con una amiga a la que ha dejado su novia por tercera vez y por lo mismo, la deja por una relación anterior, las tres veces? Positivismo? Me demuestra que hay gente más idiota en el amor de lo que he sido yo, no me hace sentir mejor, sólo acompañada, lo que es yo, ya he aprendido pero ahora tengo que ayudarla, así que a jugar a la wii con ella, al tenis y a evitar que piense en ella, diez: me quedan tres post más y prometo no escribir tanta chorrada junta, al menos ya sé que es el positivismo e intentar cambiar todo esto, la actitud es fundamental, me agobio menos y paso más de la gente, lo cual es bueno. Y me voy a Madrid a ver el musical, buscando fecha.

la verdad es que hoy ha sido un poco raro, muchos sentimientos encontrados, mucho rollo, lo de siempre, imagino, llegarán días mejores.

once de quince


A este paso voy a escribir más que en todo el año 2011, hoy ha sido un día agotador, completo y sobre todo genial por varios motivos, entre ellos:


Uno: gracias a estos escritos tontos, la azafata me comenta, no hay mal que por bien no venga, al menos aparte de mí que me divierto escribiendo mi día a día, alguien también se ríe, dos: hoy no he ido a trabajar (me he sentido como si estuviera de vacaciones) y he empezado el día muy bien, me he levantado temprano y he ido al decathlon, donde, tres; he comprado bastantes cosas, las suficientes para tener ocupación los próximos tres meses, un pantalón de ciclista, un bañador (talla 36, cómo? Si he engordado?), el set para jugar al ping-pong, otro pantalón para gimnasia (que no sé cómo la hare, si no tengo tiempo), un timbre para la bici que yo estaré sorda pero los peatones no, y tampoco es cuestión de atropellarlos, no? Y lo mejor unas zapatillas chulísimas de esas que tienen tales mariconadas como que parece que flotes, moldea la figura, cuatro: cargada como vacas, nos hemos vuelto para su casa, dónde le he hecho la comida y hemos jugado, he ganado!!! Cinco: siesta, pero como yo no duermo, le he mangoneado el primer libro de la trilogía que le regalé “los ojos amarillos de los cocodrilos” mientras ella dormía yo leía, si es que somos la pareja perfecta, seis: fui corriendo a sacar el poco dinero que me queda para ir a fotodepilarme las axilas, que no sobacos, que yo hasta para eso soy fina, siete: subí corriendo a casa, donde me lavé los dientes por quincuagésima vez para ir al dentista que no me ha hecho nada, salvo recetarme algo para las aftas que me amargan la vida, ocho: aproveché el resto de la tarde para ponerme al día con los temas de la segunda evaluación de este maravilloso ciclo, muy aprovechado porque ya tengo un trabajo casi a punto de terminar, nueve: aún me falta una hora para que termine este día, así que me voy a pegar un peazo ducha para relajarme y quitarme todas las células que han muerto durante el día y diez: me voy a por mi chica a dormir con ella, que mañana sí trabajo y será un día genial, que me llevo a la abeja y estaré en la segunda planta con mi Pepito.

Lo mejor ha sido hacer planes para irnos a Madrid a ver el musical "El rey león", ojalá que podamos, hay que llamar y cambiar turnos, me encanta hacer planes sin pensar, suelen ser los mejores

martes, 10 de enero de 2012

diez de quince

Hoy ha sido un día sui generis, que no sé qué significa pero me da un talante muy intelectual, (voz irónica, no lo voy a saber con lo inteligentísima que soy), ha sido un día muy completo, porque:


Uno: después del parón navideño dónde dije que iba a estudiar para adelantar (no me lo creía ni yo), he vuelto a entrar a la web del ciclo y ¡sorpresa!!! Ocho trabajos para entregar antes de dos semanas, añádeles los que irán subiendo posteriormente, no me preocupa, me encanta trabajar bajo presión, demuestro verdadero arte en el copiar y pegar (otra broma, crédulas), dos: la leve telaraña de somnolencia que llevaba al despertarme, se ha resquebrajado de la forma más cruel (ver punto uno), tres: casi lloro cuando me veo siete videos para dos trabajos de discapacidades sin subtitular, del cabreo que me ha entrado me ha dado la risita histérica, pero gracias a lo cual: cuatro, he maquinado con mi logopeda mi futura novela en la cual básicamente los personajes serán tipas y tipos que me caen mal y a los cuales asesinaré impunemente y de la forma más cruel posible, lo cual ha espoleado mi imaginación a límites que ni yo misma sospechaba, positivismo a tope, soy una futura novelista (o asesina), cinco: nos hemos reído mucho mi logopeda y yo en el momento de la clase de entonación, decía que tenía que conseguir que aprendiera a gritar desde la tripa porque me dejo la garganta hecha peor que un profesor de párvulos, y como no me salía me ha dicho que me imaginara que mi profesora estaba en la pared del fondo, buen truco, me salió a la primera, yo creo que hasta se enteraron los vecinos de abajo, positivo? Mucho, tengo más fuerza en la voz que en los bíceps, seis: me he ido con mi chica a ver (que comprar sólo he comprado tabaco) lo que me quiero comprar cuando tenga dinero, es positivo, porque si no tengo, no gasto, y si no gasto me jodo la economía de consumo, siete: he vuelto a entrar en la plataforma para empezar a planificar los trabajos por orden de importancia y curiosear y casi lloro al ver que los videos están todos subtitulados, bien, no soy la típica discapacitada invisible, qué pena, ya hasta me hacía ilusión hablar con el jefe de estudios, he pasado un día de llorar de rabia, reírme histéricamente, llorar de emoción…no estaré embarazada? O con menopausia? Misterios de la vida, ocho: hoy no he trabajado, ni mañana tampoco, con lo cual mi positivismo ha aumentado al no tener que soportar caras viejas, ni malhumoradas, ni amargadas, y he amortizado parar el resto del trimestre el portátil, los árboles (fotocopias), el pendrive y mi memoria, nueve: tengo muchos trabajos que hacer, ver puntos anteriores, pero me encanta esta asignatura y los videos tienen buena pinta, ais, ganas tengo de empezar, y sacar dieces y hablando de dieces, vamos al último punto: no tengo fuerza, me duelen las muñecas, pero la próxima tipa (o sea, la jefecilla que decía ayer) le voy a soltar un, es que tú no tienes coordinación, se cuenta hasta tres, no hasta dos, da clases de repaso, nena, y si quieres probar mi fuerza ponte de frente que te giro la cara 90º con el dorso de la mano gilipollas!!!

Sí, estoy agresiva, reivindicativa, necesito una de dos, o lo que dice mi compañero de correrías laborales, sacarme el veneno que tengo dentro (usease palabra grosera que encabeza el puesto 6 en el abecedario) o quemar calorías (esas cositas que se cuelan en tu armario y encogen tu ropa), yo he cumplido eh!!! He escrito el post diez, lo que no dije fue que fueran todos en plan “Mary Poppins”.



lunes, 9 de enero de 2012

nueve de quince

Estoy igual que las Monster high, o sea, agotada, hoy ha sido un día duro, pero ha valido la pena.


Uno: por qué ya se ha acabado, estoy en la cama escribiendo esto y ya cabeceo, es lo que tiene haber dormido sólo tres horas, dos: cada día soporto menos a la “jefa” (se comporta como si lo fuera) de la segunda, pero me la he tenido que comer siete horas, he sobrevivido que es lo que importa, tres: me duelen las muñecas y los dedos de tantos cambios y tanta puñeta, pero viendo lo positivo aún puedo hacer el movimiento universal y grosero de mandar a tomar por culo a quién me de la real gana, cuatro: hoy he hecho huelga, ya que legalmente no puedo hacerla, me la he tomado a mi manera, he gastado menos saliva que otras veces, no para lamer la chepa a una sino precisamente para hablarle lo estrictamente necesario, no, no es rencor, es esa cosa que se llama amor propio que la gente parece que no sabe lo que es. Qué tiene de positivo? Pues que lo tengo. Cinco: hoy estoy un poco pesimista, me han dicho cosas que no me han gustado, una porque ser sincera no es sinónimo de grosera y porque no estoy de acuerdo, pero mañana será otro día y no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, de ahí la huelga. Seis: yo no estaré de vacaciones, pero desde luego que mi optimismo parece que sí, bien, me tomaré vacaciones de determinadas personas, he decidido cambiarme de planta cuando no me gusta la compañera. Siete: confieso que yo misma me he apagado los implantes porque estaba hasta la seta de oír a “la jefa”, libre albedrío, soy sorda a voluntad, hay que tomarse las cosas con humor no? Pues me río de ella ocho: si esperas algo de alguien y no te llega, lo que llega es la decepción, pero si no esperas nada de una persona y te llega, qué es? Pura suerte. Nueve: media hora buscando sitio para aparcar en esta ciudad, pero al menos he escuchado buena música, y diez: hoy no duermo con mi chica, pero aunque la he visto sólo un rato, el suficiente para gorronearle un café, un cigarro y unos bolígrafos, y robarle un beso, que a fin de cuentas es con lo que me quedo de este gris día.

menos mal que días malos tengo pocos y la memoria tan buena que tengo me permite recordar lo mejor y desechar lo malo.

domingo, 8 de enero de 2012

ocho de quince

Ya van ocho, me quedan siete para terminar lo pactado conmigo misma, así que hoy ha sido un día genial, imaginativo, cansado, interesante, supercalifragilístico porque:



uno: me he levantado antes que la zorra (que despertado es otra cosa) y por una vez, le he hecho yo el desayuno y se lo he llevado a la cama.....mi fama de dura peligra!!!dos: después de desayunar y recoger un poco, nos hemos puesto guapas para patinar yo e ir en bici ella, por los alrededores durante un rato, tres: ducha rápida y compra de “el país”, es lo mejor de los domingos pero en vez de tomarme una cañita y leerlo tranquilamente he enfilado para el trabajo dónde, cuatro: he sobornado a una compañera para que me cambiara de planta porque no tenía ganas de aguantar jaleos y en la segunda están todos más pallá que pacá, cinco: ha sido una tarde genial con dos de mis compañeros favoritos y con los que me he reído mucho, hablan tanto que, cinco: se nos ha hecho tarde para todo, pero hacía tiempo que no trabajaba tan a gusto, seis: tenemos a una señora que se cayó de boca y tiene que estar atada para que no se la toque, nudos que hacía yo, nudos que se deshacían al leve tirón de ella, mi compañero me ha enseñado a hacer unos nudos marineros, que quizá en un futuro me salve la vida (si es que me secuestran), siete: que te mueves menos que los ojos de espinete, que vale, dirás y a mi qué, pero rima, o no? Ocho: me he enterado de cosas muy, muy jugosas e interesantes, lástima que mis compañeras no sean ni de gran hermano ni de la farándula, me forraba, nueve, con mi jeta, mi labia, mi morro, don de gentes, y más he conseguido quitarme todos los lunes y viernes desde hoy hasta abril para ir al insti más relajada, pena que no sea vendedora, creo que me iría mejor diez: el día de hoy ya ha acabado y me voy a tumbar un rato y a leer una revista que mañana madrugo para ganarme el mendrugo...y me quedarán solo siete post igual de ridículos que estos para terminar.



sábado, 7 de enero de 2012

siete de quince

Día de mierda, mucho trabajo, mucho follón, mucha mierda (real y figurada), pero:


Uno: me he despertado con mi chica y me voy a acostar con ella, viene a torre a verme, hacerme la cena, darse un baño relajante conmigo y lo que surja, es lo que tiene dejarle las llaves a tu pareja, dos: contenta de ver que mi intuición nunca falla o que lo haga en un porcentaje ínfimo, todos en la Resi dicen lo mismo que yo, el autor del anónimo ha sido él mismo. Tres: contenta de saber callarme y morderme la lengua a tiempo y trabajar con la misma hipocresía que él, si, me ha tocado de compañero. Cuatro: he conseguido cambiarme turnos y turnos para poder hacer un viaje con mi chica al balneario, irme de mariscada con unas amigas de mi chica y algo más que ahora no recuerdo. Cinco. Al final me tocó la devolución del décimo del niño, así que con eso me compraré lo del ping-pong el miércoles, seis: no me he roto el pescuezo de milagro, mi equilibrio ha mejorado junto con mi audición, eso de usar la sordera de excusa cuando he bebido ya no cuela. Siete: he disfrutado inventándome trolas con cada abuela que acostaba en la primera planta, como casi nunca me ven, y les he dicho que me iba a Murcia a trabajar, a otras que me casaba por dinero y que mi marido me iba a retirar, a otras que la poli me había detenido por estafa e iba a la cárcel, vamos que no me iban a ver el pelo durante un tiempo, el tiempo que estaré en la segunda que seguro que cuando me vuelva a tocar la primera ni se acuerden, ocho: ganas de disfrutar de los regalos, ganas de terminar de pintar, de coger la bici y de perderme, no tardaré. Nueve. No me queda ya dinero pero el poco que me queda se va para apuntarme al gimnasio, con la zorra número dos (mi chica) y la zorra número tres. Diez. La cabezonería aún no sé si es un defecto o una virtud, pero aquí sigo con los consejos de la Punset, espero que dure hasta el día quince.

Felices NO fiestas….lo bueno se acaba pero queda el recuerdo….

seis de quince

Con retraso, pero aquí esta, el día de hoy ha sido muy completo, interesante y agotador, porque para empezar,


Uno: te despiertas con dolor de cabeza y lo primero que ves es a tu chica que te dice que han venido los reyes, una que ha recibido todo lo recibible por su parte en nochebuena la mira con incredulidad, se ríe, no la hace caso y se va al aseo, al volver se queda con cara de gilipolla al ver a la abeja maya en mitad de la habitación, sí, eso me pasa por poner cara de caprichosa y decir me lo pidooooo!!!!lo quiero!!! Cada vez que veía a Maya mirándome desde la puerta de alguna farmacia anunciando la jalea real, el jaleo que me va a costar meterlo en el coche. Dos: ten cuidado con lo que deseas, porque se puede cumplir (punto uno). Tres: me tiré media mañana pensando que hacer con la abeja, dónde meterla, si hacer en la base de cartón un agujero y hacer una hucha y cobrar por las visitas o si tirarla desde el solárium para ver si vuela (cariño, si lees esto, tú no hagas caso, es preciosa, preciosísima, pero muy, muy grandeeeee!!!), pero fue una mañana genial a pesar de la preocupación de darle un hogar a Maya, nos fuimos a comprar el periódico y a desayunar café con porras en la Madrileña, y después alquilar la peli del “cisne negro”, para la noche. Cuatro. Sacar cien pavos y dejar la tarjeta ya en sus últimas para pagar parte de la deuda a mi hermana, pero ya me quedan solo otros cien pavos para terminar de pagar los 4mil euros que me costó la titularidad de la casa cuando se fue mi ex. Eso que me quito. Cinco. Que te den el día libre, comer con toda la familia, que te ganen a las cartas, que venga tu chica a tomar el café con la familia y que las sobrinas encuentren tres bolsas de regalos, no me esperaba nada, en todo caso, la bufanda que me cae todas las navidades, pero, fue una buena tarde, me regalaron más de lo que esperaba. Seis: no me tocó Lolita (Lempicka), pero sí su hermana Rosario (de mil colores), pero me encanto, más la bata tipo Prada (Ágata, qué estamos en crisis) y unas pantuflas, pero ver la cara de mi chica cuando abrió el suyo, y el de mis sobrinas, eso ya… siete: ya me lo decía mi mamá, es bueno tener amigos hasta en el infierno, porque nunca sabes quién te puede ayudar, o también que el ex del sevillano guapo sea farmacéutico, si, lo sé, no me quito el peazo abeja de la cabeza….. pero ves? Ya tengo tema para otro post porque esta historia tiene su gracia al igual que el regalo que me hizo de la pulsera de Pandora, a esta chica le pasa de todo!!! Ocho: después de ocho meses por fin he conocido a una amiga muy querida de mi chica, y me cayó bien, le gusta el cine independiente como a mí y sabe de qué hablo cuando digo Bergman y Fassbinder y hemos organizado una velada de cine, aparte de que nos fuimos al Ayuntamiento a ver el árbol y la pista de patinaje sobre hielo. Nueve. No, no patinamos, una tiene ya cierta reputación que mantener y un elevado sentido del ridículo, pero al menos hicimos planes para irnos a la pista de patinaje que hay en Elche para aprender o al menos para no perder lo ya aprendido (se caerme con elegancia).diez: es genial ir a la “casa de las zorras”, ya me siento más cómoda ahí, parezco una más, cena romántica, película genial, palomitas, y otras cosas que no se cuentan, sevillano guapo, visita de una ex zorra con su novio y dormir abrazadita. Y eso es todo amigoooooooos!!!

Once y doce y siguientes: qué hago con la abeja? Socorrro!!!!!!, bueno, me voy para Torre a trabajar y veremos si después de todo, sobrevivo para escribir lo siguiente, espero que no os hayan traído carbón....

jueves, 5 de enero de 2012

cinco de quince

Con lo del follon del nuevo decreto y los próximos recortes a los funcionarios de esta ilustre Comunidad, la verdad es que lo de ser optimista resulta un poco duro, no os quiero aburrir pero como se cumpla me embargarán la casa…..


Uno: si me embargan la casa, de puta madre, una cosa menos que me ate al pasado, dos: me he levantado pronto, acostándome tarde, disfrute y entendí muchas cosas gracias al documental, tres: he llegado antes a trabajar, gracias a lo cual he coincidido con una que me ha dejado el juego de singstar de Mecano y también me han guardado cocido, cuatro: ha pasado algo gordo y denunciable, un anónimo que le han dejado a un compañero de color, pero yo soy un poco Holmes y además tengo esa intuición típica de los que tenemos alguna discapacidad y sé quien ha sido, aunque he tenido que tragarme las palabras porque 100% segura no lo estoy y sobre todo hacer el paripé con todas de que esto es denunciable y blablablá, no sea que sospechen de mí por no seguirle el juego. Sospecho que él mismo se ha escrito el anónimo. Cuatro: me ha tocado con la esquizo y con la horchata (tiene sangre de misma consistencia), con lo cual he trabajado el doble, haciendo más esfuerzo, pero me ha tocado la segunda y me han regalado bombones. Cinco: estoy agotada, hambrienta, pero mañana no trabajo y sobre todo ganas de hacer el paripé de los reyes mañana con los críos. Seis: he de ir a Alicante, que será un lío para entrar y sobre todo para buscar aparcamiento, pero como mi chica tiene el coche en su garaje me ha mandado un sms para decirme que ha sacado su coche y lo ha aparcado en un sitio para que cuando llegué tenga aparcamiento, le damos otro punto? Siete: me he sentido sola estos días en el pueblucho este, trabajando, limpiando y estudiando pero esta noche duermo acompañada, me despierto acompañada. Ocho. A veces pienso que mi trabajo no es importante pero que alguien me dé las gracias por lo que hago, siendo un paciente acaba por hacerte pensar, que quizá no te has equivocado. Nueve. No pensaba recibir regalos de mi familia, porque no está la cosa para ello y desde hace tiempo sólo hacemos regalos a los sobrinos, pero mi madre me ha sorprendido con los tres cds de “Ñ” grandes éxitos en español, para seguir con la tradición, mi abuela dinero y mi tía unas botas. Diez. No tengo dinero ya, la paga extra se ha esfumado, entre regalos y compra de un mueble, pero la ilusión de ver la alegría de los demás me compensa, sé que mañana no me tocará ningún premio pero se lo llevará alguien que realmente lo necesite, o eso espero. Quiero creer en la justicia divina.

miércoles, 4 de enero de 2012

cuatro de quince

Otro día más.

Uno. Anoche no pude dormir, imagino que porque mi cuerpo se ha acostumbrado a rodear a otro que me sentí desubicada, no hay mal que por bien no venga, esta noche dormiré como una bendita mientras veo un documental con subtítulos “Inside Job”. Dos. Soy tan transparente y bocazas lo que me hace incapaz de guardar una sorpresa, ella sabe mi regala, pero tengo un as en la manga y eso me motiva para intentar sorprenderla alguna vez. Sonrío. Tres. Hace meses que no hago mañanas, siempre tardes o noches y hoy me he encontrado al subdirector con el que coquetee en la penúltima salida laboral, nada tan fácil como sonreír, felicitar el año, darle dos besos y palabra más palabra menos he conseguido permiso para poder doblar turnos, pasta que me ahorro en gasofa y tiempo que ahorro para estudiar. Cuatro. Mañana muy estresante en la primera (llevo meses sin pisarla, siempre en la segunda), súper estresante, duchas, ataque de ansiedad de una residente, caída de otra, pero en cuanto que me ha visto A. y su mujer les ha cambiado la cara, a las dos horas, tenía una caja de dulces y un paquete de Marlboro, todo a escondidas porque A. no quiere que los demás sepan que soy su favorita. Que majo. Cinco. Difícil es intentar el optimismo cuando te sigue una persona con un alzheimer tan avanzado que llora por su padre, te sigue a todas partes con el terror a quedarse sola pintada en la cara, me la he llevado a que me ayudara a hacer los carros, cuando me he escaqueado con otra compañera a tomar el sol cinco minutos y fumar un cigarro y se ha sentado abrazada a mi porque no quería estar sola, la he dejado sola para que no me viera llorar, la verdad es que esto es de las cosas que más me cuestan, pero se me ha olvidado cuando me ha reconocido, joder, esto de positivo no tiene nada, quizá que la mujer se ha sentido acompañada toda la mañana, gajes del oficio. No entiende que tengo vida fuera del trabajo y se quería venir en mi coche a mi casa, digo yo, algo haré bien, seis. Me he quedado a media mañana sin pilas, usease, más sorda que una tapia, lo cual me ha venido bien para recordar viejos trucos básicos de supervivencia laboral, un par de horas trabajando más con el tacto y la vista y ser más consciente de lo mucho que me ha cambiado la vida. Siete. Cantaré fatal a Molina y a Escobar, pero anda que no amansa la música a las fieras, la que en teoría me iba a llevar media hora de lavarla y vestirla entre carros y mineros estaba en circulación en menos de quince minutos, ocho. Soy consciente de que las cosas no están bien, que hay mucho choriceo, que la política es una mierda, que nos han subido el irpf, nos bajan, nos quitan, nos etc, pero estoy un poco harta de que parece que esté mal que vayas con una sonrisa o bromees, “con la que está cayendo” es lo que oigo cada vez más, pues mira, reivindico mi derecho a tener una actitud diferente, que cuanto más te quejas más te cabreas y se crea un círculo vicioso, total para qué? Así que he huido de las conversaciones calientes y he ido a mi bola, más con los abuelos que con los compañeros, qué culpa tienen ellos, que bastante tienen con lo suyo. Nueve: no me gusta este pueblo, ni el coche, ni la casa, pero he conseguido encontrar mi sitio, mi independencia y mi rincón para desconectar. Diez. Estoy agotada, cansada, con frío, inapetente, pero he conseguido un buen balance del día, hacía tiempo que no recibía tantos abrazos, besos, caricias, sonrisas de gente que no es de mi círculo. Y también porque sigo con mi ejercicio, esperemos que dure, al menos terminarlo.

tres de quince

Querida Elsa: estás empezando a caerme mal, mira que horas son y en seis horas he de estar otra vez en posición vertical, así que como decirte que el optimismo ahora mismo es que brilla por su ausencia, pero como soy cabezota ahí va:


Uno: Hoy me he quedado sin batería en el móvil, así que no me he podido levantar temprano, he perdido la mañana pero no he ido a currar, he despertado en casa de “las zorras”, día muy aprovechado, dos: no me he quedado encerrada en el ascensor, porque (leed el punto uno), tres: al final no he ido al decathlon a por lo del ping-pong ni a lo del woman-secret a por el pijama, porque hubo cambios de última hora y he preferido ir a ver a mi superembarazadísima amiga que está a punto de parir a pasar la tarde con ella. Cuatro: la dieta se ha ido a la mierda por los churros y el chocolate, pero los pantalones me siguen cabiendo, apretaos pero me caben, aún no es tarde. Cinco: el gordo no me ha tocado, ni el niño creo que me toque, pero prefiero tocarle otras cosas a la niña. Seis: es la primera vez que no canto en el karaoke la de EBS y su “lo echamos a suertes”, es la canción que todo el mundo ya aborrece, pero ahora van a aborrecer la de Presuntos y su “cómo hemos cambiado”, siete: aún no he ganado al karaoke a ninguna de mis amigas, pero ya he superado en una canción los cinco mil puntos, y más que voy a conseguir, me encanta!!!!, ocho: no tengo dinero, tengo la tarjeta en la UCI, pero me encanta jugar al juego de la lechera y hacer planes con mi chica. Nueve: estaré dos días en Torrevieja trabajando, estudiando y haciendo cosas de casa, pero la cara de mis sobrin@s, y mi chica cuando abran el regalo de reyes me motiva. Diez: estoy agotada de los abuelos pero me compensa de todo.

En el fondo pienso que esto es un chorrada, pero me lo he propuesto como ejercicio, y soy consciente de que eso del optimismo es una actitud para grandes cosas y no para superficialidades pero grandes cosas te pasan en un año no en días.

Feliz día de reyes que está cerca. Gracias por soportarme, besos a todas.

lunes, 2 de enero de 2012

dos de quince

Querida Elsa: Gracias por los propósitos que planteas, me hace ver las cosas de otra manera, porque a lo largo de este día, uno. He perdido media mañana en la cama, el lorazepam es efectivo y me ha dejado muy descansada, la otra mitad de la mañana me la he pasado pintando la puerta de blanco, se me va a quedar una casa preciosa. Dos. He ido al banco a ver qué es lo que he cobrado, ya no soy mileurista, me faltan 55€ para eso, optimismo a tope, cada vez que me bajan el sueldo me motivo más para irme a trabajar en otro sitio. Tres. Me he mordido la lengua, pero al menos no atropellé al suicida gato negro que cruzó la carretera, genial porque no soy supersticiosa, cuatro. No me han guardado comida las del turno de mañana, lo cual me ha venido de perlas para mi primer día de régimen, latita de atún que guardo siempre para emergencias, cinco. Te la hinco por…, me he tirado toda la tarde corriendo de un lado a otro en el asilo este, como no me da para pagarme un gimnasio voy a todos lados corriendo. seis. Se ha quedado otra persona encerrada en el ascensor, dos minutos después de salir yo, me ha venido bien para practicar el papel de Mcgyver, siete. Una de las abuelas le ha dado por imitar a uno de los personajes de “alguien voló sobre el nido del cuco”, no me importa, así mañana aumentaré mi colección de moratones, ocho. En cuanto me han visto el portátil mis compañeras de la segunda querían entrar cada una en su facebook, mejor para vosotras que mirad que post más corto. Nueve. Se comenta, se rumorea, que esto (residencia) la van a privatizar, mirándolo con positivismo volvemos al punto dos, otro motivo para irme, diez. Una hora conduciendo, diez euros de gasolina gastado, pero el resultado es el mejor que todos los puntos anteriores, esta noche duermo con mi chica, acurrucadita, le robaré su saca y me la pondré al cuello que lo tengo molido.


La cuestión es mirarlo todo de otra forma, resultado, hoy no me he cabreado nada, es más, me ha dado todo igual y he terminado más pronto de trabajar e incluso me voy contenta.

Aunque tampoco es que me haya pasado nada del otro mundo.

Si lo hubiera escrito mi compañero hubiera puesto en el punto dos. Que ha venido una de las compañeras que está de baja por que le han operado de las tetas, cuatro tías encerradas en el aseo, sobándoselas y soltando risitas histéricas y comparándose las tetas unas a otras, yo, la verdad, me ha dado cosa tocársela porque me miraban como si……soy una pervertida??????. Me jode la fama que nos ponen a nosotras, qué pasa? Qué por qué sea bollera me va a babear toda la cara porque alguien me enseñe cacho teta?

domingo, 1 de enero de 2012

uno de quince

Como soy mujer de palabra, ahí va mi propósito del año explicado en el post anterior, que por algo soy mujer de pocas palabras (créetelo), bien, antes que nada echarle un poquín de imaginación a la foto y sustituir el traje de payaso (qué tampoco es que me venga mal) y cambiarlo por algo totalmente blanco, las hamburguesas por polvorones, turrones, etc y la cinta por sillas de ruedas y rampas y camas….. esa es mi dieta y mi ejercicio para quitarme lo poco que he engordado.


Bien, punto uno. Eso de quedarse completamente torrá después de las uvas, después de…..no os lo voy a explicar, que ya sois mayorcitas y tenéis imaginación de sobra, pero que te quiten los implantes con cuidado de no despertarte hace que le suba un punto extra a mi chica, sobre todo si después por la mañana te lleva el café a la cama, dos puntos, esta chica se lo está currando mucho, vamos a dejarlo que tampoco es plan el dar envidia, dos. Qué haga un sol tan esplendido que tengas que agradecer a la providencia el pasarlo encerrada en un asilo de ancianos, perdón, Residencia, en vez de celebrar el año con la de los puntos y de comilona y tomando el sol, mucho mejor, donde va a parar!!!!!. Tres. Que te reciban las compañeras con felicitaciones, sonrisas y parabienes en vez de las típicas caras amargadas, no tiene precio, cuatro. Que las del turno de mañana tengan el detalle de adelantar nuestro trabajo para mejorar nuestra resaca tampoco tiene precio. Cinco. Por el culo te la hinco, si te has reído eres de las mías, si no lo siento, tienes que mejorar tu sentido del humor. Seis. A la típica abuela a la cual regalaba para que la pusieran en la puerta de una iglesia, le he cantado el “te juro por mi madreeeeee que tu a mi no me hundeeeeeeessss!”Después de estar media hora volviéndome loca con sus cosas, lo cual es positivo, porque me he tirado en cada situación diferente cantando trozos de canciones que le venían pal pelo y además fomento mi imaginación y ya tengo tema para otro post, siete. Pedí permiso al sevillano guapo de la “casa de zorras” para subir la foto que más me gusta de las que nos hemos hecho el grupo desde que los conozco, que no tengo tanto atrevimiento para colocar una del tipo “Kika&maite”, pero todo se andará. Ocho. Ya podía la tal Elsa haberse conformado con cinco, en fin, más positivismo, me he llevado prestado un tupper de arroz a la marinera, un litro de leche, flan de huevo y pan, que ya que aquí hay tanta comida por lo menos devuelvo el favor que me han hecho con la bajada de sueldo, ya lo dice el refranero popular: “quien roba a un ladrón...”, nueve. No he roto la báscula al pesarme, me he tirado la tarde con la sonrisa pegada a la cara porque mañana duermo con mi chica cuando salga de currar, y el miércoles al Decatlon a comprar para jugar al pinpon, diez. Aún no ha acabado el día y puede pasar algo sorprendente, maravilloso, alucinante, como que la peli que me ponga esta noche, pegadica al chaiselonge nuevo con mi nueva mantita y el saludo de las lucecitas de mi árbol de Navidad con mi saca calentita pegada al cuello, resulte ser auténticamente la peli bajada y no una porno, que yo sorpresas las justas.

Si, lo he conseguido, aunque el cinco debería de haber sido realmente, el haber conseguido un Lorazepam sin sobornar a nadie, porque a ver quién es la guapa que despierta a una señora de noventa años para darle la pastilla para dormir....incongruencia total!!!

Se me perdona que no es uno de mis mejores post, no es fácil si escribes desde el ciber mientras tu novia te reclama, pero se hace lo que se puede y lo que dan de sí unos dedos tan ágiles.

Y para terminar Aviso a toda la población: el simulacro de Paz y Amor ha finalizado. Guarden los langostinos, insulten a sus cuñadas, métanse con las suegras y disuélvanse. Feliz 2012, y amenazo... mañana más, lo siento por vosotras.

Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.