martes, 10 de septiembre de 2013

martes y 13




Se dice del martes 13 que, “ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes”. Contrariamente a la opinión del resto de la gente, que por cierto a estas alturas de la vida me la trae al pairo, al fresco y por un ojo me entra y por el otro me sale, el 13 es mi número favorito junto con el cinco y es curioso porque el martes y 13 del mes pasado ni me case, pero sí que me he vuelto a empadronar en Alicante para a menos tardar poder solicitar un traslado que ya está mandado, que me sellaron con la misma fecha en la que me he embarcado en una aventura emocionante, ilusionante y de la que me estoy armando de kilos de paciencia.

Y esa aventura consiste en nada más y nada menos que solicitar la adopción de un niñ@ de hasta cuatro años de Colombia con necesidades especiales, vamos, que para que se vea que estoy muy orgullosa de mí, lo he solicitado con hipoacusia como yo.

Y el cinco de Septiembre me fecharon la de Bulgaria con los mismos requisitos, me da lo mismo, raza, edad, sexo, si es que todo me es indiferente mientras sea sord@, que al contario que toda la gente que conozco quiero un niño o niña, que sea un bebé y que sea sano.

Hace una semana que me llego la carta, soy el número 34 de este año 2013 para niños con ese tipo de características y estoy muy ilusionada.

Y para celebrarlo mañana mi pareja y yo nos vamos a Berlín a celebrarlo, que este año siempre he dicho que va a ser el de la buena suerte y grandes proyectos.

Dicen que el martes y 13 es mejor no iniciar nada, y eso quién lo dice, la impaciencia me hizo no esperar con los papeles en la meno y siendo francas tampoco reparé en ese día hasta que lo vi sellado.

Por contra, creo que voy a tener mucha suerte, yo, no como dice la gente, que menudo acto de caridad que voy a acometer, por qué quiero ser madre y me veo capacitada para ello, que si quisiera hacer un acto de caridad ayudaría a cruzar la calle a un yayito.

Chicas, deseadme suerte, yo cruzo los dedos porque todo salga bien.

Sé que será largo, pero estoy aprendiendo a tener paciencia, gracias a mi pareja y todo el apoyo y distracción que me aportan mis amigos, mi trabajo, mis abuelos, mis estudios, libros, viajes, deporte, etc etc etc.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.