miércoles, 7 de octubre de 2009

crónica de 5 días


Bueno ya termino todo, ya estoy de vuelta en casa, hogar dulce hogar, nunca mejor dicho, por qué será que las situaciones desagradables por las que pasamos son las que olvidamos con más prontitud, pues eso intento, dejar atrás todo lo mal que lo he pasado, por que si he de ser sincera este me ha dolido más que el del oído izquierdo.

Cinco días interminables, dos de ellos sin dormir, de los nervios el día antes de ingresar y el segundo el día del ingreso, menos mal que dormí en la anestesia y bastante por que mi madre se empezó a preocupar de lo que tardaban, una hora más que la operación anterior, pero bueno, consiguieron meterlo, no como en la viñeta de Forges, pero…..

El celador era un cachondo mental, a pesar del miedo que tenia consiguió hacerme reir, la enfermera otro tanto al intentar cogerme la vía, tuvo que desistir y cambiar de mano, entro en cirujano y me saludo, entro la otra, esto parecía el camarote de los hermanos marx, el anestesista estaba contando algo y me miraba, de los nervios no me entere ni de la mitad pero me porté bien por que mi primer impulso fue superar a “el hijo del viento” por los pasillos del quirófano… pero….me dedique a respirar por la mascarilla mientras el recuerdo inevitable de mi padre y el de mi chica se alternaban…

El despertar de la anestesia fue, surrealista, lo hice en medio de la sala previa al quirófano y olvidada de todos, así que me dedique a intentar leer los labios de dos enfermeras que estaban a unos metros de mi hablando de si operaban a uno o no por el tiempo que les faltaba hasta que me volví a quedar dormida y me desperté al notar como manipulaba el celador la cama para llevarme a la habitación de nuevo.

Lo segundo que observe al abrir los ojos fue un gran ramo de rosas blancas, mis preferidas, lo primero mi madre y su cara de preocupación, las rosas consiguieron que una sonrisa aflorara de mi rostro mezclado con la confusión….. pero no me veía ni con fuerzas para leer la tarjeta, supe de quien era, de quién sino iban a ser…..

Lo único que hice fue dormir, dormir y mear, mear y dormir, gaste la cuña de tanto usarla, mi madre no pudo dormir, por que cada hora la despertaba, y eso que al principio tenía remordimientos por interrumpir su profundo sueño (si, me confeso que tomaba pastillas para dormir por que el sillón era una mierda), pero a pesar de sentirme culpable por hacerlo, la despertaba cada hora, la anestesia ha de salir por un lado, ley suprema de la física todo lo que entra sale y todo lo que se desborda ha de salir y eso hizo toda la noche, salir y salir.

El dolor….. puedo decir que sé lo que es el dolor, el dolor que no te deja ni pensar, que hagas lo que hagas no estás a gusto, un dolor continuo y punzante desde el frontal hasta el occipital pasando por el temporal, como hierro quemado dentro del oído, pensé que me salía sangre pero descubrí que era cera…. .como para montar una vela a San Porfin… por fin llego el día que el dolor iba menguando, gracias al paracetamol en vena y a los antibióticos….. pero prefiero olvidarlo.

Le dije a mi madre….. si alguna vez me quiero operar las lolas….. hazme desistir y recuérdame el día de hoy……

Y eso que me encantan los jueves, pero hay jueves y JUEVES.

Lo mejor fue ver la barrigota de mi hermana, cuando me vinieron a recoger, aguantar estoicamente las burlas, pero que trompazo te has pegado nena… por que tenía la cara hinchada y un ojo a la funerala.

Hace dos días que volví, pero no me sentía con fuerzas ni para escribir sobre ello, los hospitales son lugares desagradables para mi y eso que me encantaría trabajar ahí, pero no es lo mismo estar de un lado que de otro…. Auxiliar si, paciente no.

Ahora a disfrutar la baja……….. mmmmmm. Me esperan unos meses que mmmm

Siempre he sido de las del todo o nada… para que conformarme con uno si puedo de aquí a un tiempo oír la vida en estéreo.

Parte ñoña del post…. Muchas gracias cariño por las flores, fue una agradable sorpresa y un motivo más por el que la estancia no fue tan mala, aunque hubiera preferido que fueras tu la que estuvieras a mi lado….. te quiero M. (la dedicatoria me encanto, la frase nuestra, esa que desde hace años se ha convertido en uno de mis proverbios favoritos, y el final tuvo su gracia, eso de recupérate pronto que me vas a oír… podría sonar a amenaza pero en el contexto significaba esperanza…..gracias de nuevo amor

10 comentarios:

  1. Siento mucho que hayas tenido que pasar por algo así pero bueno, a partir de ahora vendrán cosas bonitas y era necesario. Disfruta de esos meses de baja que te los mereces mas que nadie y a empezar de nuevo!

    Un saludo...me alegra tu vuelta :D

    ResponderEliminar
  2. me alegro que todo haya salido bien, guada! ahora a recuperarse y a oirlo todo, todo, todo! jejeje

    Un besote!Angie

    ResponderEliminar
  3. ...bueno Guada... ahora te queda lo más importante...disfrutar de los sonidos de muuuuuuuuuuuchas cosas...y vivir, mucho vivir...un abrazo sonado...

    ResponderEliminar
  4. Después de todo ese sufrimiento no hay mejor recompensa que unos meses de disfrute total!!!.
    Me alegra que ya haya pasado todo y que estés de nuevo aquí.
    Besos...

    ResponderEliminar
  5. ¡qué bien leerte así! me alegro mucho de que todo haya salido bien. ya sabes, todo en estéreo y a disfrutarlo mucho. un besazo

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que todo haya salido bien, supongo que ahora tendrás que hacer mucha recuperación para acostumbrarte a escuchar los sonidos, pero te aseguro que todo merece la pena... cuando puedas escuchar el sonido de las olas del mar, del viento...

    Un beso y disfruta de los meses de baja!

    ResponderEliminar
  7. Plan de exterminio mundial

    ResponderEliminar
  8. Plan de exterminio mundial

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.