viernes, 30 de abril de 2010

pesca


Hay diferentes tipos de cansancio, a lo largo de este año he saboreado varios, el más soso que es el cansancio físico, el más amargo que es el cansancio mental, el más agrio, sería el cansancio vital, en el que ya te da igual y no tienes fuerzas para luchar, el más ácido que sería ese cansancio que poco a poco te va hundiendo, y el más dulce es aquel cansancio que no es tal…., hoy estoy dulcemente cansada, ese cansancio que te da el no haber dormido en dos días y que te has dedicado a hacer todo aquello que te ha venido de forma imprevista y te has apuntado sin pensártelo dos veces.



El lunes el cansancio ya era físico, la espalda me pedía descansar, los gemelos los tenía agotados y las muñecas ya me dolían, el martes el cansancio ya era mental, de los follones que ha habido estos últimos días, cosas entre las del turno de mañana y de tarde, P. A y yo protestando no recuerdo por qué, atrincherados en la segunda planta, hablábamos del cansancio, es curioso, en eso nos pusimos de acuerdo, en palabras textuales de P. hasta la polla estoy de las del turno de mañana, habéis oído lo que nos ha dicho, pasando a contar el rumor, protestas, cabreo, palabras de más y gestos de menos, miradas, pero que se creen, que nosotros no trabajamos, mira tío, estoy cansada de ver que por más esfuerzos que haga, siempre hay una pega, cansada estoy yo de currar, siempre la misma planta, siempre las mismas historias, pues hagamos algo distinto, A, alza las manos para llamar la atención, yo con la cabeza apoyada en la mesa y cara de resignación…. Quemamos la resi?, eso nunca lo hemos hecho, no? Risas, más sencillo contesta A. vámonos a pescar y que les den morcilla a estos, no me van a amargar, P. que es el dueño del barco, se encoge de hombros, poneos de acuerdo vosotras, nos miramos…. Lupe, el jueves???, pero temprano eh, le digo que estoy tan cansada que no tengo fuerzas para despertarme….. se ríe, nos reímos todos, estamos peor que los abuelos, dice sentándose en una silla de ruedas P y haciendo aspavientos para que le sirvamos un yogur….. me voy a comer, digo levantándome, a este paso, me jubilo aquí….


Al rato se me acerca A. mira Lupe, haz mi noche del miércoles y cuando termines coges el coche y nos vemos en el puerto, tráete lo que quieras, que comemos allí, como comer? le digo si yo el jueves curro de tarde, pero es igual, me hago la tarde y pasamos el jueves toda la mañana pescando…..dicho y hecho.

Me gustan las cosas que surgen sin planificarlas tanto, porque por norma general se convierte en algo mucho más divertido, la noche estuvo bien, tranquila, cosa rara, dormi tres horas, me desperté termine de levantar y me preparo para irme, cuando empiezan a entrar las de la mañana, que vaya a ver al director, me pongo a temblar pensando que la amenaza de una compañera de hacerme un parte ha sido algo real, aunque el motivo no fuera para hacerlo, decido no comerme la bola antes de tiempo y subir a ver al director, fechas para las vacaciones, que cuando me las cojo, no me lo pienso dos veces y se lo digo, vía libre, nadie las ha cogido, para mi……

Me voy al puerto en coche, después de subirme la camiseta y enseñarle el bikini a un abuelo que me silba, otro que me ruega que lo lleve, me escapo y en media hora aparezco en la moto de P. que me lleva al barco donde A. ya está en plan señora del barco, bocadillos, cebos preparados, bebidas enfriándose, les explico el motivo de la tardanza y A. me suelta, joder, te llega a poner esa un parte y saltamos todas a su yugular, nos reímos, nos relajamos, empezamos como siempre a hablar del trabajo, hasta que nos cabreamos con nosotros mismo, venga, a disfrutar……

El viajero se llama el barco, me dice P. que si nos hacemos fotos, me explica como funciona el motor, como guiarse, qué hacer, yo que soy tan curiosa le pregunto por todo, me siento en el cuadro de mandos, cojo el timón y sigo sus indicaciones, eso de estar rodeada de mar por todas partes a mi me fascina, el ruido del motor, que esta vez no son vibraciones sino un ronroneo suave y grave, pregunto por algunos sonidos que nunca he oído, el aire me hace cosquillas en la nariz y el sol me hace guiñar los ojos, pero disfruto como hacía tiempo no lo hacía.

Al rato, paramos el motor, echamos el ancla, entre la manga del mar menor y San Pedro, al este la costa, me explica como poner los cebos, como soltar la caña, como tensar la cuerda, como sujetarla y como tirar cuando empiece a notar las ligeras sacudidas, como mordiscos, fallido, se me engancha el anzuelo en el dedo índice, mis gritos hacen que dos gaviotas salgan volando hacía el horizonte, segundo intento, los tres anzuelos se lían entre sí y la caña sale echa un lío, paciencia y a desliar entre risas, a todo esto, A ya ha pescado tres peces, sus grititos de emoción me meten caña nunca mejor dicho y consigo pillarle el truco, pongo tres cebos en sus correspondientes anzuelos y ante la expectante mirada de P. lanzo la caña, tras varios intentos, la subo, los muy….se lo han comido y no han picado, estoy a punto de darme por vencida y dedicarme a tomar el sol y beber cerveza, pero como soy cabezota y yo he ido a pescar, sigo intentándolo, al quinto intento ya le cojo definitivamente el truco, pero claro la caña se me mete entre los muslos y casi me tira, empiezan a picar, uno al principio, luego de dos en dos, como las ofertas del mercadona, yo feliz, cada vez que picaba, decía, tres, cinco, siete, nueve, diez, doce, pesqué 31, las únicas doradas las pesqué yo, A, pescó un pulpo y P, pescó una insolación y no pescó nada, se dedicaba a nosotras, joder, que bien lo he pasado….

Llegué tarde al trabajo, con el cubo lleno de peces, directamente me subí a la segunda sin mirar el panel de los turnos, para qué? me digo mentalmente si siempre me toca arriba y para allá voy con el cubo, en efecto, me están esperando, sube otra por que se quiere cambiar, Patri quiere estar arriba, yo quiero que esté arriba, le digo a M. que si se baja le dejo que se lleve los pescados que quiera, menos la dorada claro, me mira, mira el cubo, mira a Patri que le hace ruegos con las manos, y dice, joder, me bajo, se va, estoy toda colorada del sol, con el bikini y sin uniforme, nos reímos, organizamos el trabajo y cada una va a lo suyo, al rato sube una, ha venido a cubrir unos días, hace lo menos medio año que no la veo, me cae muy bien y nos llevamos muy bien, le digo de escaparnos luego a comprar bolsas de hielos para el pescado, dice que la próxima vez se viene ella también a pescar.

Paso la tarde trabajando, es genial, estoy cansada pero es un cansancio agradable, soñoliento más bien, a poco de empezar a acostar me doy cuenta de que ellas sin decirme nada hacen el trabajo más duro y me dejan lo más fácil, ves?, eso es compañerismo y nada de quejas, uf, o no escribo o me enrollo como las persianas, no tengo ganas de resumir.

Nota curiosa, en el instituto la profesora de historia me bajo un punto en un examen genial, el motivo???? Tenía que aprender a simplificar y yo por qué? si todo es importante…..mujer pero si napoleón murió en la guerra no hace falta que digas que fue lo último que comió….

sábado, 24 de abril de 2010

con retraso

Con retraso, como siempre, feliz día de San Jorge o del libro para los no iniciados, España es un país que tiene días para todo, hasta para los auxiliares de enfermería, aunque últimamente ninguno sea mi día (paradójico), no, no me regalaron una rosa, tampoco me regalaron ningún libro, pero si se puso en contacto conmigo una chica que conocí hará un año y a la que presté dos libros que aún no había leído, teniendo en cuenta que ni me acordaba, es como si me hubieran regalado dos, no? Por que yo lo siento así.



Ayer trabaje, lógico, siempre que hay fiesta me toca a mi ir, por la tarde, así que me perdí lo que celebraron por la mañana, creo que hicieron una especie de homenaje a Miguel Hernández, los abuelos se llevaron un libro de poemas, o eso creo, por que observé que un abuelo (con retraso mental) leyéndolo, pero creo que Bush es más retrasado todavía por que esté abuelo al menos lo leía del derecho, otra cosa es que lo entendiera, pero me pareció una estampa muy tierna.


Eso sí, me regalaron, una estancia en la planta baja, que después de estar semanas en la segunda se agradece, aunque cuando Pepito y Patri con los que he coincidido mucho supieron que trabajaba y me vieron me dijeron que me cambiara, que le pidiera a la otra compañera que se bajara y me quedara con ellos, cosa que hice pero la otra compañera no quiso, así que tampoco insistí, estar en la segunda es agotador, pero los tres nos quedamos con cara un poco, nos gusta trabajar juntas, nos reímos mucho y nos coordinamos muy bien.


Pero no veas la algarabía que montaron los de abajo, claro, pobres semanas sin verme, que se creían que estaba de vacaciones, le dije a una de las abuelas al acostarla que la iba a acostar con la grúa por que me dolía mucho la espalda y se empezó a reír, estás cansada? Me suelta, le contesto que sí y empieza a decir que estoy peor que ella, que si pobrecita que si tal, así con cachondeo que empiezo a justificarme diciendo que llevo semanas arriba, pero como veo que no lo va a entender, por que nunca ha subido arriba y esperemos que no tenga que hacerlo, me callo y hago el esfuerzo de acostarla soportando su peso…


Recuento de los regalos de ayer, los libros olvidados y prestados, cacahuetes de un abuelo, un puñetazo en el ojo de una compañera, se le escapo la mano sin querer al empujar una cosa y aterrizo en mi ojo, duele, ahora ya lo sé, lo que es un puñetazo ahí, también me regalaron manzanas, unas natillas, me alimentan, no me muero de hambre gracias a ellos que siempre están pendiente, jeje….me regalaron un viaje en barco y el fruto de lo pescado, me regalaron una visita al dentista, muchas cosas que ponerlas todas sería abusar, por que soy afortunada.


Pero el mejor regalo para mí fue la tarde misma, el cambio de aires, el que se me acercara una señora, lleva poco tiempo, está muy bien y me trata como una nieta, me ha pedido un favor, le gusta mucho coser y no tiene nada que hacer, que le dé por favor todo lo que tenga para coser por que aparte de haber sido profesora de música e hija de una modista muy famosa y le encanta hacer cosas, le prometí que le daría todos mis calcetines que tuvieran un tomate, jejeje, joder lo que se alegro, solo ver su cara cuando se lo dije que mi compañera se partía literalmente, así que ahora le tengo que regalar yo un surtido de cosas para coser.


Bueno me voy a currar, espero que os hayan regalado buenos libros y los disfrutéis, no hay nada más placentero para una amante de la lectura que tumbarse al sol o lo que sea con una buena historia.

martes, 13 de abril de 2010

planta 2


La vuelta al curro ha sido rara pero sobre todo intensa en ciertos aspectos, trabajar en sanidad aparte de ser duro tiene que gustarte por que si no, no aguantas, tienes que intentar que las cosas no te afecten más de lo que deberían, intentar ser o crearte un muro de protección por que si no te deprimes, no cumplo el último creo, no me deprimo pero me afectan, cada muerte ha sido una pequeña espina, a veces he pensado cambiar de trabajo pero lo supero y se me pasa, a veces no sé de dónde saco la sangre fría, yo que me desmayaba viendo una gota he pasado por situaciones que si me lo llegan a decir no me lo hubiera creído, quizás este tipo de trabajo hace que te enfrentes a ciertos miedos, que te enfrentes a cosas y que lo intentes hacer lo mejor que puedas.

Con el tiempo y después de haber sido yo una paciente en el hospital, dos veces, pena que sólo tenga dos oídos por que con gusto me operaba del tercero y me pillaba otra baja, jeje, después de haber probado la medicina de ser paciente, me he vuelto más empática con los pacientes que yo cuido, me gusta decirles antes lo que les voy a hacer aunque sea una tontería por que pienso que a mi me hubiera gustado que lo hicieran, pero las prisas es lo que nos hacen a veces olvidar que los demás son personas, soy de las del lema “lo que no te gusta que te hagan, no lo hagas” pero en mi caso soy más de tratar a los demás como me gustaría que me trataran, aunque hay excepciones.

Desde que volví del viaje, me ha tocado tardes en la segunda, que es dónde están los peores, aquellos que subsisten a base de cuidados paliativos, cambios posturales cada dos horas, unos cuantos con la cabeza ida, de los que te gritan y amenazan con matarte a palos (en vasco también) ahí es dónde está la de Bilbao, una señora grandota, de campo, sencilla y que con demencia senil, que a veces te contesta con incoherencias a la que he llegado a apreciar a pesar de todo, quizá por esos escasos momentos de lucidez en los que parece reconocerme y que se ilumina toda ella al verme, ahí es dónde subieron hace unos meses a un señor que resumiendo tiene de todo, diabetes, problemas de riñón, al que hay que llevar dos veces por semana al hospital a que le hagan diálisis, ese señor que volvió de una breve estancia del hospital después de una crisis que tuvo y volvió con una pierna menos, sin mano y con la otra mano amputada a la altura del codo, si a eso se le sumo que ya tenía una pierna amputada, un cuadro vamos, si se le suma también que volvió con un regalo muy típico de los hospitales, y no lo digo por criticar, pero en los hospitales no suelen hacer cambios posturales, resultado, hay que restarle el sacro que se le ha comido la úlcera, una úlcera que hacía mucho tiempo que no veía ni olía, de esas que sólo acercarte dan ganas de salir corriendo…..

Es triste acercarte a alguien que sabes que le queda poco, alguien que piensas que es un milagro que haya aguantado tanto, a alguien que al verlo te da rabia y cabreo que el por no seguir unas normas estrictas en cuanto a higiene y cuidados haya acabado así, cuando sabes que se podía haber evitado, da rabia, mucha, sobre todo al principio de que volviera por que el pobre hombre se sentía tan desorientado que no acertaba responderse mentalmente sobre el por qué de estar arriba cuando él estaba en el bajo que es dónde están más o menos los que se valen por sí mismos, el, que discutía conmigo por que me negaba a pasarle a la silla, por que no entendía que no le acercara la pierna ortopédica para bajar al comedor de abajo, el que me gritaba y protestaba por estar encamado, pero muchacha, me decía, tirándose las sábanas hacia un lado, cuantas piernas tengo? Una? Cierto?, a lo que él mismo se respondía, pues pásame la pierna y ayúdame a sentarme en la silla que me están esperando abajo a cenar, la primera vez que me lo soltó con un tono mitad cabreo mitad desorientación, pensé que bromeaba, pero aquí el humor pinta poco, hablé con él, no lo entendía, no asimilaba la pérdida ni el tiempo en el hospital, para él nosotros éramos los malos, dije al enfermero que habría que decirle a la psicóloga que subiera a hablar con él, es una de las situaciones que mas me han jodido por que es uno de los pacientes a los que he llegado a apreciar mucho, de echo él me invitaba a colas algunas tardes y charlábamos, pues bien, está mañana me ha tocado hacerlo, asearlo, vestirlo y dejarlo preparado para cuando lo recogieran en camilla para llevarlo al hospital a su sesión de diálisis, y he tenido que pedir ayuda a una compañera, a veces, no sabes ni como tocarlo, tiene los puntos de la rodilla de pierna amputada que sangra a chorros a veces, según como lo cojas, una úlcera que le ha comido casi todo el culo, y hay que desbridar y limpiar y rellenar los huecos con colágeno y poner un parche, joder, no sé que hago hablando de esto, no es algo para escribir en un blog, pero es algo que necesito escribir, me dan ganas de llorar, es más me estoy controlando para no hacerlo, curarle la úlcera se lo hace el enfermero, pero yo estoy ahí ayudando y es algo que en mi vida jamás hubiera imaginado, y no sé si sentirme orgullosa de ello.

No, no lo estoy, lo que quiero en estas situaciones es salir corriendo, no le tengo miedo a la muerte, dicen que hay cuatro grandes miedos, de los que yo discrepo, porque los dos primeros dicen que es a la soledad, a estar sola, y el segundo a la muerte, pero yo para llevar la contraria digo que a mi estar sola no me da miedo, si no que el miedo es a llegar a sentirme sola, y que a la muerte no le temo, pero a la enfermedad y a lo que conlleva en cuanto a sufrimiento tanto ajeno como propio, si le tengo miedo, y si le tengo miedo a eso, no debería trabajar en eso, no?

Ya, eso me digo, pero cuando la gente, los mayores te miran algunos con respeto, con admiración, con cariño que es con lo que más me quedo, estas dudas y miedos se desvanecen hasta la siguiente vez, por que yo cada vez que muere alguien me muero un poquito pero basta que me den una palabra de ánimo o me mimen algunas abuelas o me digan que me quieren hace que se me olvide un poco

Pero para esto voy a necesitar muchas dosis extras de cariño, por que ya, no sé…, no creo servir para esto.

Debería rendirme……auxiliares de enfermería hay muchas.

viernes, 9 de abril de 2010

viaje

Hace unos días que volví, tres para ser exactos, pero he estado currando de tardes no he podido escribir la crónica de esa semana, la verdad es que lo he pasado genial tanto en Mallorca como en Tenerife, mejor en el segundo, no sé que tiene esa isla que me fascina desde la primera vez que la vi.

A mi amiga no le gusto, normal viniendo de la Argentina y yéndose a Mallorca creo que esta de las islas saturada, pero para mi la idea de estar rodeada de agua me maravilla, hemos pasado unos días agotadores por que somos un desastre y no previmos de alquilar el coche en el aeropuerto sino que dimos por sentado que en el hotel al tener coches para alquilar nos resultaría más cómodo pero nada de eso, nunca habían, así que tuvimos que tirar de la guagua, de los taxis y de nuestros pobrecitos pies, aunque no estuvo mal por que para todas las papas arrugadas, queso a la plancha, vinos, doradas, arepas y demás he venido sin sobrepeso, el único sobrepeso fue la maleta.

Nos dio tiempo a ver Puerto de la Cruz, la Orotava, La Laguna, Santa Cruz y no recuerdo algún pueblecito más, aunque la verdad me quede con ganas de más, sobre todo de ver el Teide y estar más días, pero no debería quejarme que hice más de lo que pensé….. la piscina del hotel ni la probé por que no acompañaba el tiempo, eso sí, jugamos al pin pon (perdí), al billar (perdí) conocí a la prima de mi amiga, que es muy maja y a la que amenace con publicar su mail con las instrucciones de cómo llegar al hotel, por que sólo con la lectura nos echamos unas risas mi amiga y yo….quizás lo ponga, tengo su permiso y sé que ella no sabe como entrar al blog. (aunque no debería por que sería tentar a la suerte).

Además me sirvió como terapia de choque, nada como enfrentarse a las cosas y verlas de forma objetiva, gracias al viaje tengo las cosas más claras, además no tuve tentaciones de ninguna clase en cuanto a llamadas y después del primer día deje de mirar a todos lados con nerviosismo por que ya me dio igual, fui con un objetivo y para descubrir algo así que misión cumplida.

Quitando los nervios del viaje, que los plasma muy bien la azafata en su blog, cada vez que subíamos al avión nos fijábamos en las rubias de pelo rizado, en los pechos de las azafatas (por eso del apellido en la placa), saludábamos a todas por si acaso, pero no la vimos, quizás en otra ocasión, lo que está claro es que se acabo Iberia, me paso a la competencia que la verdad es que me gusta más como se lo curran, sobre todo por que nos pusieron en primera clase a la vuelta de Tenerife con eso del overbooking.

Joder, que bien que me lo he pasado, que eso de volver a la rutina es más jodido todavía, creo que los únicos que se alegraron de mi vuelta fueron los abuelos, que ya se temían que me hubiera cogido otra baja……. eso sí, los compañeros se dieron con un canto en los dientes por que pensaron que les iba a traer ensaimadas o sobrasada o unos hojaldres muy típicos de canarias….. lo siento por ellos, otra vez será…..

Prometo escribir más, aunque sea de las paridas y desventuras tanto laborales como extralaborales, que tela con algunas…..




Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.