jueves, 5 de agosto de 2010

secretos inconfesables

Antes que nada aviso, el post es bastante personal, abstenerse los que no quieran llevarse un susto y es bastante largo, probablemente lo suba también al blog, nunca se sabe, es que a veces me dejo llevar y mis dedos tienen vida propia, lo borré pero lo rescaté de la papelera de reciclaje, en fin, soy masoca, si, pero me encanta escribir y me sirve de terapia.


Como es costumbre en mí, a lo de robar en la residencia, me refiero, si, que le voy a hacer, pues también me llevo las revistas que pillo para leerlas en la piscina o solarium mientras tomo el sol, ya que hay confianza aprovecho las visitas de los conserjes a los pisos de arriba cuando suben a cerrar puertas para abrir el cajón tercero y salir pitando con tres o cuatro, ni las miro hasta que las saco de la mochila.



Y te encuentras con cada sorpresa, no, no me refiero a que me encuentre el play boy, más quisiera, si no a las revistas, al contenido de ellas, si, reconozco que soy muy curiosa y algunos artículos me los leo enteros, no solo veo los dibujos, que una tiene su culturcilla, pues en una de las revistas me encontré con un artículo sobre los secretos inconfesables, esos que nos resultaría imposible sacar a relucir, por lo visto es una encuesta realizada a mujeres de entre 30-45 años, Loewe junto con la consultora Ipsos recluto a 17 mujeres a las que les dio un cuaderno en blanco, en el que en una semana debería haber anotaciones, bien en dibujos, palabras o fotos cuales eran sus deseos ocultos.



Este tema me hace gracia por que la mayoría de la gente se va por el tema sexual, quiero decir, no los encuestados sino los lectores y a lo mejor si alguien leyera algún escrito mío encerrado en una caja no encontraría nada escabroso sino más bien, deseos de alguien y estoy hablando de años, no de ahora, si cuando me muera encontraran mis deseos ocultos, mis anhelos callados, mis inconfesables secretos probablemente se encontraría con alguien un poco inseguro que ha tenido algunas ideas suicidas gracias al joputa de su hermano, alguien inseguro por la tara, alguien que ha deseado la muerte de un ser querido y sin remordimientos, que le voy a hacer si soy una hija de puta, y eso que mi madre es una santa, pero cada vez que mi hermano me partía la cara, el deseo de que muriera fulminado por un rayo o bajo las ruedas de un camión se hacía más grande, cada vez que me sentía excluida de alguna conversación familiar por mi incapacidad para leer 12 labios al mismo tiempo y más si la gente se mueve deseaba que la humanidad se quedara sorda de golpe y los sordos se volvieran oyentes, y os vais a enterar rumiaba en mi rabieta infantil, os vais a enterar seguía, vais a ver lo que es sentir que no perteneces a ningún lugar, os vais a sentir frustrados y faltos de atención, en fin, esos secretos que nunca te atreverías a confesar, como que le rajaste las ruedas del coche a un profesor por hacerte repetir toda la evaluación por diez centésimas de nada, tampoco reconocerías de viva voz que alguna vez has deseado ser hetero por que cojones anda que no es más fácil, tanta lucha y tanta visibilidad y tanto hacer como que no te importa cansa, por que a todos nos gusta estar integrados.



En la encuesta anónima, evidentemente, entre los deseos más repetidos, normal, somos humanos y deseamos más o menos lo mismo, pues entre ellos destaca el deseo de “escapar y romper con todo lo establecido, ser capaces de decir que no y evadirse de sus responsabilidades”, también sale a relucir “contar todo lo que se me pasa por la cabeza, lo que sería políticamente incorrecto”, uf, cuantas de nosotras no hemos deseado en algún momento de nuestra vida, mandar todo hacer puñetas, muchas imagino, yo entre ellas, hay días que me despierto y me gustaría dejar mi trabajo, mi casa, mi ciudad, todo, y posiblemente lo haga en unos meses pero será por amor y en el caso de contar todo lo que me pasa por la cabeza, ese ya es un defecto que tengo, por que es cierto que a veces soy muy impulsiva y no mido mis palabras y eso puede hacer daño, pero todas hemos deseado soltar verdades, decir lo que realmente pensamos, pero a veces no debemos, me hace gracia los deseos de las encuestadas por que por ejemplo una de ellas confiesa como secreto inconfesable “cualquier tipo de provocación, todo lo prohibido, pasear desnuda en bici, a caballo, sin que nadie pueda multarme. Soy libre y sin ataduras físicas ni psíquicas”, en el fondo a todas nos encantaría ser libres, otro de los deseos es “gritar”, es liberador, yo lo hago, pero me voy a un sitio donde nadie puede oírme, estamos muchas de nosotras encorsetadas bajo nuestras respectivas máscaras y eso termina por crear una sensación de ahogo, otra de las encuestadas confiesa que desearía cometer algún delito, robar por ejemplo, en el fondo todas fantaseamos a veces con dejarnos llevar por nuestros instintos y hacer lo que nos viniera en gana, pero como hay normas sociales, éticas y morales así nos va, nada de robar eh, ya me gustaría, no veas la adrenalina que dispara este deporte sobre todo la sensación de si te van a pillar, pero para eso también vale acostarte con la pareja en un lugar público, que ese es uno de mis deseos inconfesables, o una de mis fantasías que lo mismo da, hacerlo a la vista de todos en el cine y escandalizar al populacho, hablando de sexo, una de las encuestadas desea “ser la primera mujer en tener una experiencia sexual con extraterrestres…. ¡y que sea buena!, mujer mientras sea una buena experiencia da lo mismo que sea con un extraterrestre que con el bombero del barrio, otro de los deseos de tipo sexual que sacan a relucir las encuestadas, llama la atención este “me gustan los culos de las tías buenas, me gustaría besar a una mujer que tuviera unos labios que me atraigan y me gustaría que nos tocáramos las dos. He tenido muchas veces la tentación de entrar en un bar de lesbianas y ver lo que ocurre”. Uy, cuantas lesbianas en potencia hay por ahí ocultas, otra de las encuestadas dice “Me encantaría ir con mis amigos a una fiesta orgía-sexual tremenda y pasar una noche emborrachándonos y follando todos como locos” venga, ese lo hemos deseado todos, el problema con los secretos sexuales inconfesables es que a veces cuando compartimos nuestras fantasías lo cierto es que siempre reservamos una parcela para ocultar alguno de ellos, bien por miedo, por temor a ser rechazado, a que piensen de nosotros que somos unos degenerados, vale, confieso que hace años, aunque de vez en cuando colea, mi deseo frustrado, me encantaría ser un tío y ver que se siente en pleno acto con una tía, vamos que me encantaría ser un tío por un día y pasármelo entero de mujer en mujer y tiro por que me toca.


Leyendo el artículo te encuentras con multitud de deseos, algunos morbosos del tipo “entrar en la morgue y ver a las personas fallecidas antes de que las arreglen para el tanatorio”, vaya, a mi eso la verdad me fascina, no por nada, por que me encantaría trabajar de ayudante de forense en un instituto anatómico forense, hay uno en Tenerife y para cuando salgan las bolsas igual me apunto, para morbosa yo, también los hay fetichistas como “salir a la calle vestida como una puta, con medias y ligas negras, en bragas y sujetador, con botas de punta de tacón alto, negras y hasta el muslo”, joder con este deseo, ya me estoy poniendo mala, bueno, no estaría mal, en los próximos carnavales disfrazarme de puta, pero claro tiene su peligro.


Luego el que más me ha llamado la atención es creo yo, bajo mi punto de vista que en el fondo es un anhelo por el que ciertas mujeres nos manejamos, a veces de forma inconsciente, muy común, el deseo de venganza, una proclama “cogería un tanque, me vestiría de guerrillera y, cuando alguien me molestase al conducir, saldrían pinchos de las ruedas; yo iría con un látigo fustigando a todos, para que supiesen quién es su amo y a quién obedecer. Luego lo filmaría todo, incluyendo mis relaciones con diferentes parejas a la vez. Después las mataría para que no quedase ningún vínculo”



Joder con lo último, en el fondo, muchas de nosotras tenemos un afán justiciero, un deseo irreprimible a veces de comportarnos como Towanda, de ir por ahí arreglando el mundo a ostias, pero no es posible.



El artículo termina con la pregunta ¿Desearíamos realizar nuestros deseos inconfesables?, y la respuesta es obvia, no, simplemente son ensoñaciones, nos bloquearíamos, en el fondo nos ata la familia, la ética, los principios, el que dirán, pero sirve como catalizador de nuestras frustraciones, impotencia, nos sirve como terapia, nos sirve para neutralizar un poco la rabia.







Y tú? Cuál es tu deseo?

10 comentarios:

  1. Si, lo inconfesable tiene como fin neutralizar pasiones. Pero pienso que algunas de ellas se podrían realizar y seríamos menos frustradas. ¿NO?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Los deseos pierden su encanto cuando los tenemos a mano, pero confieso que tengo algunos que no me importaría llevar a cabo por muy burros que parezcan, como, por ej, matar a pellizcos a todos los que me hacen la puñeta cuando conduzco.

    ResponderEliminar
  3. Esta bien que lo hayas rescatado de la papelera de Reciclaje, interesante encuesta.........Los deseos inconfesables de cada persona son tan variados, yo me decanto por aquellos que pueda hacerlos sin perjudicar a nadie...
    Algunos deseos inconfesables son producto de aquellas experiencias que nos han marcado de alguna manera...
    Yo confieso que cuando hago limpieza general de casa, me llevo sabanas del hospital, bueno me llevo sacarina tambien...........lo confieso.
    Confieso que si que tengo deseos inconfesables, si, muy bien guardaditos
    Quiza empiecen a ser algunos confesables pero lo hare con la gente que quiera y en el momento que quiera.........................besos Guada, sigue escribiendo sobre todo porque es una terapia para ti...Besos.

    ResponderEliminar
  4. El deseo de matar a alguien que te hace daño, mucho daño, es muy común y a mí me parece de lo más coherente, al fin y al cabo ese alguien te hace la vida imposible. Puro instinto.

    Me ha hecho mucha gracia el post XD y sí, parece que todos vamos por caminos parecidos, de mis favoritos son el de ser "políticamente incorrecta" y decir todo lo que piensas (ese es un deseo bastante recurrente en mí xD), el de pegarle a alguien que te está molestando un montón y a lo bestia (Ally McBeal! xD) y gritar y correr por ahí cuando está todo en silencio o hay demasiadas normas, mandarlas todas a la mierda de golpe.

    Aish qué catártico todo xDDD

    ResponderEliminar
  5. hostia, cuanto tiempo sin pasar por aquí, menudo cambio!
    la verdad es que ahora no tengo la mente muy clara pa pensar en mis deseos (son las 4 y media de la mañana), pero lo de mandar todo a tomar por culo sin dar explciaciones se me apsa constantemente por la cabeza! y a quién no!!!

    ResponderEliminar
  6. Los mios no sorprenderían a casi nadie, soy sosa hasta para eso ajajajajajaja

    ResponderEliminar
  7. Quizás todos compartamos el deseo muy confesable de mandarlo todo a la porra y empezar de cero. RESET

    ResponderEliminar
  8. pues voy a parecer aburrida como mínimo pero después de todas las cosas vividas y pasadas estos últimos años, lo que más deseo es tener estabilidad de pareja y una vida idem para poder disfrutar de esa tranquila felicidad. hace un año ya mandé todo a la porra e hice un Reset así que ahora toca eso

    ResponderEliminar
  9. Isabel, si realizaramos algunas, una alegría que nos llevaramos y aparte como dices tu, habría menos frustrados, pero algunas se quedan en eso en fantasías lo cual tampoco está mal
    besos
    ais tantaria, es que algunos conductores con su forma de conducir se merecen eso y más, pero sigue deseándolo que igual un día la ocasión llegue.
    besos
    anónimo, ais, que te llevas sacarina del trabajo? uf si yo te dijera lo que me llevo flipabas, yo me llevo pañales para mi abuela que no se encuentra muy bien, comida y etc etc, que si me bajan un 5% del sueldo me lo tengo que cobrar de otra manera, eso no es malo... es que lo ideal sería desear y cumplir los deseos sin perjudicar a nadie
    muchos besos y gracias por comentar y si, seguiré haciendo terapia, que le vamos a hacer
    jajajaja, mar, es que algunos deseos son catárticos, y si, son deseos muy cómunes, tengo una amiga que me dice que a veces le dan ganas de mandarlo todo a la mierda, el marido, la casa, el trabajo, será el estress le digo, supongo que son deseos normales cuando nos vemos saturadas por ello, me alegro de que al menos te hayas reido, mi intención era esa
    besos

    ResponderEliminar
  10. nosu, ese es el más común de los deseos, mandarlo todo a hacer puñetas, a mi ultimamente me ronda mucho por la cabeza....
    besos
    tanais, pues que viva la sosería, aunq sosos son deseos, besos
    jajajaja jirafa, otra que se apunta al "mandarlo todo al carajo" y empezar de 0, ais
    besos
    ripley, no creo que seas aburrida, es tu deseo, asi que.....ojalá que se cumpla, que candidatas no te ha de faltar eh
    besos

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.