domingo, 6 de octubre de 2013

sueños




Es curioso, cuánto más cosas te pasan y más novedades tienes, menos escribes, o al menos, se podría decir que es mi caso, porque antes escribía más a menudo e incluso sin nada nuevo que añadir pero bien me enrollaba sobre el trabajo.

Del trabajo poco puedo decir, sigo en el mismo sitio, distintos abuelos y con menos personal (futuro), con aún menos días libres y materiales. Pero se hace lo que se puede, lo qué si estoy haciendo es intentar cambiar de trabajo, de residencia más bien, y es un follón porque la ley la hace el que quiere y el tonto a comérsela.

Supongo que la vida es una continua sucesión de planes, sueños por realizar, promesas por cumplir, deseos a alcanzar, esperanzas guardadas, ilusiones rotas, nuevas ilusiones.

Estoy disfrutando, simplemente disfrutando, con o sin nervios, de mis vacaciones, todo el mundo se las pide en verano, yo el verano lo paso trabajando y en la piscina, en el bar de cañas, leyendo libros, cómics, viendo series antiguas e intentando entender mejor los sonidos.

Ahora que el verano ya acaba, yo tengo vacas, y sonrío mentalmente, porque me gusta la sensación de ir a contracorriente, cuando la gente se levanta, yo termino de trabajar, cuando la gente cena y se prepara para acostarse yo empiezo la jornada.

El viaje a Berlín ya pasó, la sensación general que quedó fue…uff, a ver cuándo volvemos, que nos quedaron muchas cosas por ver, algunas que vimos fueron increíbles, otras angustiosas, como el campo de concentración, la casa museo de Ana Frank, pero son de esas cosas que vayas al lugar que vayas quieres ver porque sabes en el fondo de ti que cuando vuelvas te arrepentirás de no haber ido….ya que estoy…y yo sufro mucho del síndrome “yaqueestoy”.

Y ya que estoy, por contar en lo que andamos metidas ahora, después de presentar los papeles de la adopción, fuimos al centro de reproducción asistida, donde trabaja una buena amiga de mi chica, nos hicieron una revisión, nos explicaron todo, y en cuanto termine mis quince días de octubre de vacas, mis quince días de noviembre, haya pasado el examen de las oposiciones, haya hecho la matricula del ciclo superior y vuelto del viaje a Galicia, en pleno diciembre empezamos con los análisis  y pruebas….y en enero me preñan.

Si todo va bien, como cantaba años ha…la bombi, en nueve meses…XX o XY y que safo nos coja confesadas.

Si, confieso, estoy ilusionada, aterrada, emocionada, nerviosa y etc etc etc.
No hay nada, como empezar el año nuevo con ilusiones viejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.