jueves, 3 de abril de 2008

recuerdos (2ª parte)


El problema vino después…. Yo es que hace años en ciertos temas (amorosos más bien) siempre he sido un poco pardilla, ahora también pero disimulo mejor, ocurrió que poco a poco, sin darme yo cuenta, el tiempo que pasaba con la hermana iba disminuyendo y pasaba más tiempo con el hermano, creo que se pusieron de acuerdo, algo le dijo él para que ella se fuera apartando y yo sin apenas ser consciente me empecé a meter en un callejón sin salida, porque los padres empezaron a tratarme de manera distinta pero sin grandes aspavientos, me invitaban más a menudo y así sin darme cuenta parecía una más de la familia, todos los fines de semana estaba con ellos y poco a poco los padres empezaron a hacer planes, insinuaron algo de ayudarme a encontrar un trabajo a lo que dije que eso ya me lo buscaba yo….gracias, después pillé una conversación de casualidad en la que no me gusto como se desarrollaron las cosas por que la madre demostró ser una clasista y que quería que sus hijos estuvieran con un/a oyente, porque dos discapacitados juntos seria jodido a la hora de enfrentarse a la vida, cosa con la que discrepo, no hay capacidades sino actitudes y formas de afrontar las cosas independientemente de tus cualidades físicas, la conversación que pillé de casualidad fue con una amiga de la madre de la familia en la que la madre decía algo así como que yo le gustaba al hijo (primera sorpresa) que no tenia curro (ya lo sabia) ni dinero (tb lo sabia y sigo sin tenerlo) que era sorda, a lo que la amiga le contestó pero no decías que preferías que tu hijo saliera con una oyente (segunda sorpresa) a lo que la madre contesto…. Bueno esta como si lo fuera porque no veas lo espabilada que es (tercera sorpresa), además es muy amiga de S. y la podría ayudar también si se saca el carné de conducir, la podría llevar al trabajo (si, encima de chofer), me quedé impresionada porque en esos momentos yo estaba en plan cachondeo con la hermana y veía por el rabillo del ojo la conversación de estas dos señoras, me sentí como si fuera un esclavo sacado de una novela de Beecher Stowe, en la que me miraban los dientes para ver si tenia alguna utilidad, nunca imagine que se pudiera disponer de la vida de los demás de esa manera, me quede por un momento paralizada, pero continúe la charla con mi amiga, nos fuimos a dar una vuelta pero yo tenía la cabeza ya en otro sitio.

Un par de días después quedamos para cenar los hermanos con otros amigos, amigos de toda condición, y había un par de chicas sordas muy majas las dos pero que siempre iban juntas, y me encantaba la forma en la que hablaban, sus nicks me hacían gracia y me gustaba estar cerca de ellas, porque de alguna manera al lado de ellas me sentía como en casa, hasta que en plena comida, note la mano de S. en mi pierna escondida a la vista de los demás, di un brinco porque lo malinterpreté y pensé lo que no era, lo que hizo fue una sucesión rápida de movimientos para avisarme de que tuviera cuidado con ellas porque eran….. hizo un gesto que no entendí, me lo deletreó en la espalda letra por letra, son….. bolleras, eso me dijo, acompañada de un gesto de asco, me quede transpuesta en medio de la cena, al lado de las chavalas, que no se enteraban de nada y seguían contándome una anécdota que les ocurrió cuando fueron a esquiar, me sentí superincómoda y me di cuenta en ese momento de que a S. no la conocía de nada, porque de entrada me había parecido una chica sensible y creía en mi ignorancia que teniendo la discapacidad sería más tolerante con los demás, pero me caí del burro y no sólo eso, no se si fue la expresión que puso o que algo me ocurrió que fue como si de golpe me encerrara otra vez, si en ese tiempo hubiera tenido alguna posibilidad de salir del armario o creer que entendía, se me borró de un plumazo, eso si, cuando me volvieron a mandar mensajes para quedar empecé a dar excusas y dio la casualidad de que empecé a salir con un chico, oyente evidentemente y ellos al enterarse de eso, me dejaron de lado porque les había hecho un desprecio, los sordos tienen que salir con los sordos, eso me dijeron, que me iba a dejar, que nunca me entendería, que me pondría los cuernos, que su mundo era distinto del mío, en fin, una sarta de gilipolleces y estupideces que me alegre por un lado de perderlos de vista.

Creí que cuando más diferente era una persona, más tolerante, más sensible, más empatía tendría hacia los demás, pero no tiene nada que ver, es algo más personal, más intrínseco, somos lo que somos por lo que nos han inculcado o por lo que hemos visto o aprendido, no por lo que tenemos.

Por eso siempre me ha gustado la diversidad, el respeto hacia los demás, el no hacer diferencias, el no encerrarse, independientemente si es por género, sexo, discapacidad o lo que sea, porque todos somos personas, y a veces lo olvidamos.

Eso si, la quinta temporada, la que me ha transportado al pasado por un momentito, esta genial, un poco exageradas ciertas situaciones, y sobre todo, el retorno de la pareja formada por Bette y Tina, que vamos, yo sinceramente es que me quedaba con Jodie y pasaba de estas.


7 comentarios:

  1. Odio, mejor dicho, desprecio a los intolerantes, a los que piensan que sólo lo suyo es lo mejor, a los que miran a los demás por encima del hombro. No me gusta sólo lo blanco o sólo lo negro prefiero la vida como una paleta de colores donde todo se pueda mezclar, me gusta el mestizaje y aprender de los demás.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Parece que la gente solo se preocupa de su "diferencia" y lo demas no tiene nada que ver y es despreciable.

    Hay discapacitados homofobos, homosexuales racistas y minorias raciales intolerantes.

    Co�o, que todos somos diferentes y todos somos iguales. No somos ni mejores ni peores, �cuando la gnete se dara cuenta de eso?

    Saludos!

    (soy Meiko, parece que tengo problemas paracomentar con mi cuenta)

    ResponderEliminar
  3. puf, cuantas veces ma habra pasado a mi eso q tu cuentas d llegar un dia y darte cuenta d q aquella persona a quien creias conocer por completo, era una absoluta desconocida para mi. Se t queda un cuerpo...

    ResponderEliminar
  4. Xavi: puedo quedarme con tu frase de la vida como una paleta de colores? me encanta,
    Meiko, completamente de acuerdo contigo pero al parecer eso de todos somos "iguales en nuestras diferencias" es utópico, un beso, gracias por tu comentario
    Sara, a veces crees conocer a una persona muy bien pero......
    no es oro todo lo que reluce
    besos

    ResponderEliminar
  5. por supuesto JM, siempre acabo ganando en todas las situaciones, hasta cuando me dejan las exs, jajajaja

    ResponderEliminar

Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.