jueves, 29 de enero de 2009

castigo

Siempre he tenido la maldita manía de auto-castigarme, no sé exactamente por que, pero tengo una vocecita pequeña, susurrante, autocrítica y estúpida entre otras cosas con tendencia a la crítica, la flagelación, resumiendo, es lo que en Psicología se llaman trampas, o castigos morales, como me siento mal o culpable por pensamientos que no puedo evitar o me dejo llevar por la impaciencia que me caracteriza lo que hace que luego me sienta mal y para compensarlo hago algo que no me gusta, o me autocastigo y realizo algo desagradable.

Por poner un ejemplo, algunas pacientes del trabajo son muy pesadas, no solo maniáticas, se sienten solas y a veces como necesitan o quieren un poco de atención se hacen las víctimas, que si pasamos de ellas, que si no les hacemos caso, eso cuando directamente no se echan a llorar, y eso es algo que a mi me subleva, tanto el victimismo como el chantaje emocional es algo con lo que no puedo, así que directamente hago oídos sordos nunca mejor dicho, claro que luego me siento mal por pasar de ella, y entonces en vez de pedir perdón, por que realmente no tengo por que pedirlo, me vuelvo más solicita y amable para compensar, o bien, me la cambio con otra compañera y la acuesto yo, claro que luego he de tomarme dos tilas yo, por que acabo de los nervios.

A veces se me antoja algo salado que me encanta, pero como considero que no me lo merezco acabo por cenar algo que no me hace realmente gracia, otras hago cosas que no me corresponden en el trabajo por que me da la impresión de que me siento obligada.

Hace bastantes meses encontré en casa un botellín de perfume de esos de promoción, un perfume que usaba y sigue usando mi ex, mi primera reacción fue tirarla, pero se quedo donde estaba por que tampoco es que molestara, y hace unos meses vino mi ex, en verano tenia una semana de vacaciones y vino a estar con unas amigas comunes y me pidió de vernos para hablar de unos temas relacionados con la casa, yo no quise por que me conozco y sabía cuales eran mis sentimientos y como estaría después, pero insistió tanto que cedí, me cuesta decir que no, quizás también en el fondo lo deseaba aunque supiera que me iba a hacer daño, así que quede con ella, nos vimos, hablamos, y bueno paso lo que no debería haber pasado, y acabé jodida y hecha una mierda, así que en vez de tirar el botellín que me recordaba a ella, me auto-castigué por idiota, y todos los días me ponía dos o tres gotas, de su perfume y todos los días me acordaba de ella y de lo gilipollas que había sido, no hay nada peor que perder la dignidad y suplicarle a alguien algo que sólo se debe sentir no pedir, cuando quedaba poco para que se terminara, apareció ella en mi vida, pero seguí con el castigo, yo soy tan peculiar que he de terminar lo que me proponga, no sé que cara pondría al ponerme las gotas, ni que pensaría ella cuando comente que me quedaba poco, lo malinterpretaría por que llegaron las navidades y con ella vino su visita y con su visita apareció un paquete de regalo, una sorpresa la verdad y más sorpresa fue cuando lo abrí, dentro apareció mi castigo en tamaño grande, supongo que se me noto algo en la cara por que me pregunto repetidas veces si me había gustado, a lo que siempre decía que si, claro que voy a decir, si lo que realmente importaba era que se había molestado en tener un detalle.

Con el tiempo, al tener más confianza con ella, y también por que no quería que pensara que no me había gustado, se lo conté, nos fuimos a comer y hablando le conté la historia, se rió mucho, las casualidades le hacen gracia, después de la comida ella se fue a casa y yo me quede por que tenía que ir a rehabilitación.

Al llegar a casa fui un momento al estudio y pasé por nuestra habitación, ella iba detrás de mi, la note rara pero no le di importancia, al rato no recuerdo que estaba haciendo y apareció con las manos en la espalda y una cara mas tierna, y me miró y me dio otro paquete, lo recuerdo y me emociono, si soy una blanda, el paquete venia con un post-it, si he de ser sincera, creo que me gustó más la nota, de color rosa, en letras azules estaba escrito, que halloween ya había pasado y ahora sólo se respira AMOR, el castigo se acabo

Pero miento, me encanto el contenido del paquete, todos los días me echó unas gotas, huele bien, emana un olor fresco y dulce, como el amor….

Al menos alguien me levanta los castigos, soy propensa a auto-flagelarme cuando no debo, a sentirme culpable por cosas que no debería, al menos eso está cambiando, lo estoy intentando.

Cuál será mi próximo autocastigo? Ponerme a Camilo Sexto? El fary? Ir al zoo y oír a una hiena reírse? Depilarme con las pinzas las piernas? Acostar a la testigo de Jehová y me de el tostón con el deber de conformarse con lo que se nos da, aguantar tres horas de clase con la mononeurona? Ver a mi chica cumplir su lema de almorzar y proteger? Creo que paso, no quiero castigo, se levantan todos, hasta nuevo aviso o nuevo sentimiento de culpa. Quien esté libre de ella, afortunado sea. Bueno depende del castigo, si me lo aplica la autoridad no me negaría.

Creo que si estuviera Freud tendría una teoría para mis motivos, o varias, entre ellas claro destacaría que es envidia del pene, la otra seria que no realizo la suficiente actividad sexual por lo cual mis neuronas no reciben el suficiente riego sanguíneo y la tercera teoría que me parece la más realista diría que es algo relativo a mi infancia y a que mi madre no castigo suficientemente mis explosiones de rebeldía, mis locuras ni mis travesuras, quizás por que consideraba que la ausencia de mi padre junto con mi sordera ya era suficiente castigo.

Mi teoría, que me auto-castigo por que simplemente soy idiota, y me gusta machacarme.





18 comentarios:

  1. Tu lo has dicho: nada peor q perder la dignidad... q d eso tambien se yo mucho... pero ese autocastigo es tan entrañable...

    Precioso ese castigo levantado con AMOR.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. La realidad es que no eres la única y no considero que hayas perdido ninguna dignidad, al menos a mis ojos, es todo lo contrario. ¿Acaso no es digno echar de menos a alguien que has amado con todas tus fuerzas?
    Mi querida Guada, al superar un sentimiento tan fuerte (si es que se llega a superar por completo, cosa que voy descubriendo poco a poco), se descubre que el corazón es mucho más fuerte y que el amor es un gran bálsamo.
    Las cicatrices no pasan, pero llega un momento en que ya no duelen.

    Un beso, Peque

    ResponderEliminar
  3. Guapa!!! Vaya cosas te pasan y que manera tan graciosa de contarlas. No eres la única que se flagela y se autocastiga llegando casi al masoquismo. No sé que diría Freud, pero no eres a la única a la que le pasa... si yo te contara...
    Me hubiera gustado ver la cara de ella al ver tu cara al abrir el paquetito jajaja.
    Besines!!!

    ResponderEliminar
  4. Aunque algo me convence que "ciertas faltas o excesos" en el núcleo familiar puedan dar lugar a ciertos comportamientos "autos", es mucho más la falta de sacarnos esa educación judeo-cristiana de que existen eso que llaman "culpa".

    Amor Guada...amor.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Tu no te mereces esos autocastigos.. y lo de tu pareja un bonito detalle la notita...

    besos

    ResponderEliminar
  6. La próxima vez te empapelaré toda la casa de notitas de colores, con pistas para que adivines donde está el paquete-regalo, jajajaja, así disfrutarás doblemente, cómo te gustan tanto los post-it!
    Me encantó levantarte ese castigo, recuerdo perfectamente tu carita de emoción y uf..me emociono yo también. Un beso AMOR AMOR.

    ResponderEliminar
  7. guada:
    tú eres cualquier cosa menos idiota. y de eso, me acuerdo.
    la dignidad, se te cae, las tiras y se recoge, las veces que haga falta.
    y para eso, con dos cojones,no vale cualquiera.
    como tú.
    y mira yo la dignidad , la de pasar de todo.
    y si no quieres, ni contestes.
    yo voy a seguir pensando lo mismo,
    tú, cualquier cosa, pero no idiota.
    I.

    ResponderEliminar
  8. No merece la pena autocastigarse, en serio, quierete un poco más! y recuerda que no eres responsable de los sentimientos de los demás. Haz siempre lo que te apetezca siempre y cuando no dañes a los demás con tus actos pero sin dejarte a ti en un segundo o tercer plano ya que eso al final repercute en ti, en tu estado de ánimo. Suena raro pero muchas veces al ser egoistas y cuidarnos a nosotros mismos nuestras relaciones se vuelven más sanas.
    Un besazo y perdona por el sermón, soy muy dada a ellos jajajajaja la pobre Yoli me aguanta...

    ResponderEliminar
  9. ¿¿Para que quieres a Freud si te lo has dicho tu todo??
    Pooooobre mi guada que no se merecía ese tormento de gotitas en el cuello, ese aroma de fracaso y dependencia...
    Ojú!
    Pero me alegro que acabara bien.
    Ah! Al menos veo que te das cuenta de lo que te haces a ti misma. Ahora PÁRALO!!!
    Premiaté por todo lo bueno
    Besos

    ResponderEliminar
  10. bueno, todos somos humanos no sara, y nos equivocamos no? pues nada, a aprender asi que nada de volver a perder la dignidad que ambas sabemos muy bien de que hablamos eh
    besotes, gracias por tu comentario
    gracias peque, cierto, quedan cicatrices aunque no duelan, gracias me has hecho replantearme algunas cosas, un besazo

    ResponderEliminar
  11. joe araim, hay que ver, he de autocastigarme, autoflagelarme para que me dejes un comentario???? jajajaja
    y luego dice que no dice que yo me emocione pero tu no le hagas caso eh
    besotes y gracias, pa cuando la próxima???
    djuna, cierto, estamos tan educados en la culpa que nos cuesta salir de ella, intentandolo estoy, gracias, besos
    gracias esther, ni yo ni nadie nos merecemos eso, pero...... un beso

    ResponderEliminar
  12. pulguita, uf cari, me ha encantado tu comentario, y mira que ahora estamos hablando por la cam y luego me vas a llamar al móvil y te oiré reir, que emocionante eh
    un besazo y el resto te lo digo dentro de tres dias
    anónimo, gracias, con dos cojones, o uno y medio o ninguno, no creo tenerlos, pero bueno....

    ResponderEliminar
  13. gracias lágrima, buen consejo, otra cosa es que me lo aplique, que creo que con el tiempo haré, un besazo y en serio gracias
    ego, estando tu que me sales gratis, para que voy a leer a Freud
    jajaja besotes

    ResponderEliminar
  14. Castigarme....eso hago en estos mmentos por caer donde no quería...por dejarme llevar y lo peor que se que me seguiré dejando llevar...un beso, y da iwal q no entiendas...
    intenta no castigarte tu de esa manera...todo pasa xq iene q pasar no t culpes despues.....xaito wapa

    ResponderEliminar
  15. silencio, pues mira te digo lo mismo que me dicen y que una parte de mi me dice, no te castigues, más bien premiate
    un beso y gracias por comentar

    ResponderEliminar
  16. El del Camilo Sesto es un castigo muy cruel, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  17. Que AMOR tu pulga es un cielo de niña!!!!! sabes una cosa creo qu eya no necesitaras seguir autocastigandote, ella no te dara motivso ya lo veras...es mas creo que mas que tu pulga es tu luciernaga, porque ha llegado para iluminarte!!!!
    Besukones y deja de pensar psicoanaliticamnete hablando porque sino terminaras liada o machacada, jajaja!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. jajaja dintel, si, el sesto es un castigo muy muy jodido, para los que tienen oido, me libro de momento jejeje
    gise, joe, gracias por tu comentario, si, es cierto es un encanto de niña, la verdad es que no necesito esos castigos ni yo ni nadie pero el subconsciente a veces nos lleva por otros caminos, un besazo

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.