sábado, 11 de julio de 2009

terapia

De momento, de forma temporal la taberna se queda a puerta cerrada, la tabernera se pillo un berrinche de los gordos ayer y se dio cuenta que necesita “terapia”, algo que debió hacer en su momento, esto es, hacía el verano del 2007, cuando ocurrió todo, si, supongo que debí hacer caso de lo que me aconsejaron ciertas compañeras de curro, que tenía que soltar la mierda en el blog nuevo, ya que el otro lo borré al dejarme mi chica por que no quería que se enterara de mis cosas, y además tampoco me sentía con fuerzas para hablar de ello, creé un nuevo blog a instancias de una chica que me dejo un último comentario al ver que lo cerraba y ahora es una amiga, el blog se convirtió en una forma de coqueteo por ambas partes y sobre todo no sirvió para el propósito que lo creé, superar lo de mi ex, en parte por que no me atrevía a hablar de ello, daba rodeos, de vez en cuando me salía un comentario sobre ella pero en plan añoranza, supongo que me resultaba demasiado duro hablar sobre ello que optaba finalmente por escribir cosas de mi trabajo, de alguna chica que me gustaba que no era ni más ni menos que la azafata, o escribía sobre la operación, cosas demasiado personales, pero nunca de ella, y eso se iba enquistando sin darme yo cuenta, incluso a veces falsee la relación quizás como una forma de intentar superarlo, pensaba que ella no me merecía, que ella no era lo que yo necesitaba que no era la mujer de mi vida y que no quería estar con una persona tan fría, le atribuía hasta defectos que realmente no tenía, supongo que cada persona supera las cosas de una manera y si ve que le cuesta hace lo que puede, y eso hice yo, y me metí tanto en mi papel, aunque durante los primeros meses di tanto el coñazo a la gente con el tema y lloré tanto y lo pasé tan mal que creí que no lo iba a superar nunca, quizá por que tampoco entendí los motivos ni el que me dejara, pero el tiempo, esa bendita medicina que pone las cosas en su sitio y que lo cura todo, pues hizo el resto, eso más mi anterior manía de falsear la realidad y conocer otras chicas aparte de obsesionarme con mi trabajo.

Pero la vida es muy bromista o muy puta y nos gusta ponernos a prueba, y eso hizo, jugar un poco conmigo, olvidé que la casa en la que vivía, si, la misma que se me caía a pedazos cada vez que pasaba más de dos días en ella, esa casa que terminé por aborrecer y durante una temporada parecía un picadero por que lo único que hacía era ir a dormir cuando curraba el fin de semana por la tarde e incluso alguna vez me llevé a algún rollo, fueron solo dos veces, y deje de hacerlo por respeto al pasado, por respeto a ella que seguía pagando la mitad, pero claro, el tiempo pasaba y como ella me dijo que me daba de plazo un año para decidir que hacer con el piso, y el año ya casi estaba a punto de llegar cuando me llego un mail, la sola visión de su nombre y apellidos en mi ordenador hizo que el corazón latiera acelerado y el estómago diera un vuelco, y eso me hizo entender que ni de coña lo había superado, que todo había sido un falso intento, de forma obcecada me había empeñado en olvidar algo que no podía por que siempre estaba en mi pensamiento, recordando ciertos buenos tiempos, siempre se me escapaba algún pensamiento hacia ella, casi siempre buenos, y tardé unos minutos en abril el mensaje, lo leí de forma atropellada, creo que esperaba algo que no ocurrió, le contesté de mala leche y así estuvimos un mes más o menos, ella cabreada por mi pasotismo y yo por su frialdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.