miércoles, 3 de noviembre de 2010

suerte?

La buena suerte no ha sido nunca una dama, Sino la más despreciable de las rameras,
Marrullera, malhumorada y testaruda,
Difícil de manejar o de montar.

¡Dile hola y saludará a un desconocido!
¡Reúnete con ella y se preparará para marcharse!
Abandónala por ser una arpía incorregible


¡Y la muy desvergonzada vendrá a tirarte de la manga!

¡Largueza! ¡Largueza, oh, Fortuna!
Otorga o niega a tu capricho.
Si no me preocupo por la Fortuna,
¡Aún tendrá ella que seguirme!


No recuerdo dónde leí está poética y cruda descripción de lo que es “suerte”, creo que es de Kipling, el de If y me parece que lo leí en el libro de la selva, pero no estoy segura, la suerte es caprichosa, paradójica, injusta, aleatoria, obcecada y una mala puta.

Por eso decimos cuando alguien es muy afortunada, la puta esa que coche tiene, has visto la puta, que novia le ha salido, de ahí el chiste ese de qué es lo que quieres ser de mayor? Pues puta claro, para que me tengan envidia.

Para mi la suerte no es que exista, ni que te lo tengas que currar, sino una mezcla de las dos cosas, saber coger oportunidades al vuelo, estar en el momento justo, saber tomar decisiones y agarrar al azar y darle una vuelta, por qué será que cuánto menos esperas va ella a agarrarte de la mano, cuánto más la desprecias aparece, es como ese amante que después de seguirlo y notar que cuánto más lo persigues menos caso te haces para al final desistir y comprobar que entonces es cuando tornas se vuelven.

Lo descubrí hace años, todas mis compañeras sumando méritos, rascando puntos, mirando con ansia la bolsa de interinidades, calculando posiciones y yo pasaba de todo, ni siquiera sabia en que posición estaba, me encogía de hombros, y ¡¡BUM!, una baja, una renuncia acompañada de una interinidad para la que menos se había preocupado de ello, ahí me tiró de la manga, y fui tan desagradecida que encima me dijeron tras todas las pruebas pertinentes que el nervio auditivo no lo tenia dañado y la operación era viable.

Así que esta vez no la pienso mentar, ni nombrar, ni mirarla por el rabillo del ojo, hay mucha tentación clavada en el corcho del office del curro, donde comemos, te sientas y ves tantos números de cinco cifras que se salen del corcho, que te llaman, te susurran lo que podrías hacer si fueras la afortunada propietaria de esos cantos previos y alegres que anteceden a las fiestas navideñas, por eso sólo he comprado la mitad mientras casi todas los han comprado todos, y he comprado los números más feos, no por pena, sino por solidaridad y porque no hay nada feo, sólo hay ojos que sepan apreciar algo bello, sé que no me va a tocar, pero soñar nunca ha hecho daño.

Tampoco quiero tomarme tantas expectativas en este viaje, me quedan menos de 50 horas para verla tras medio año de estar descubriendo a una persona que a pesar de que dicen y de haber salido con polos opuestos es lo más parecido a mi y si antes no me funciono el axioma de los polos puede que está vez si.....

No pienso decirla hola, para ver si este año que se acerca, laboralmente voy a cambiar, porque no depende de que me devuelva el saludo, sino de mi, de persistir mandando papeles y estudiando....
Ni pienso montarla para que el día de mañana pueda tener una conversación telefónica, no, no, ella no tiene nada que ver, influye más mi trabajo y la logopeda que tengo, nada que ver tiene ella para nada y como es así la mando a tomar viento, quizás me llegué un poco de su brisa sin pedirla que es como deben funcionar las cosas.

Porque si pides mucho nunca recibes y si la molestas para tonterías como encontrar un sitio cerca de casa donde dejar que el filldeputin descanse tras kilómetros, es más posible que te haga caso, cuánto menos pidas más se te dará, es mi lema.

Yo prefiero decir que ¡¡¡vaya potra!! por qué es más fácil de montar y si te tira te levantas y sigues.

Necesito dormir, estos nervios me tienen de lo más rara.

9 comentarios:

  1. Si, es cierto.... es un poco como las mariposas,

    ResponderEliminar
  2. Pues duerme, ya verás cómo todo sale bien. Me ha gustado mucho, tienes mucha razón

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Después de mucho observar me he dado cuenta de que la buena suerte siemmmpre les toca a l@s demás....¿o no? Bueno, también tenemos al canalla del destino, que nos lo hace pasar mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. buena comparación Bur, la suerte hay que agarrarla al vuelo, por eso a veces te quedas con una mano al aire y cara de gilipollas jeje

    cleta, eso hago dormir, o al menos lo intento, me alegro que te haya gustado pq a mi no, jajajjaja

    Juli, es que la hierba del vecino nos parece más verde que la nuestra, y hablando de coches lo digo por tu post, jamia, que acabo de venir de recoger el coche del depósito, cabrones los de la grúa, menos mal que tengo suerte y mi cuñado trabaja ahí, pero ya me vale, uf

    bueno pues nada, me voy en unas horas a Badajoz y me están entrando las dudas, siejke, soy de lo peor

    ResponderEliminar
  5. no sé si la buena suerte y el destino existen pero sí creo que esperar a que vengan sin hacer nada es algo que no los atraerá.

    ResponderEliminar
  6. bueno, acabo de volver y eso ya lo dice todo, ha sido una auténtica decepción, creo que me voy a rapar el pelo para que nadie me lo vuelva a tomar......eso sí, menos mal que he tenido apoyo de chuspi y de Laura, lo que me he reido, vamos que si me lo cuentan no me lo creo.....
    y ahora deshojando la margarita...privatizo...no privatizo? ya veré, de todas formas menos mal que me lo tomo con humor

    ResponderEliminar
  7. Comparto contigo esta frase que me dijo una amiga hace poco tiempo y que para mí es una verdad como un templo de grande
    "Muchos creen que tener talento es una suerte; casi nadie piensa que la suerte puede ser cuestión de talento " (Jacinto Benavente)

    ResponderEliminar
  8. muchas gracias por compartir la cita de tu amiga, sobrevivir, la verdad es que si lo miras desde esa óptica es muy cierta
    besos

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.