viernes, 6 de marzo de 2009

sorpresas


Las personas se dividen en dos grupos, esa frase la he oído mucho para ejemplificar algunas cosas, yo las divido entre las que les gustan las sorpresas y las que no, yo me incluyo entre las últimas, no es que no me gusten que me sorprendan, no sé si realmente es eso o es que he escuchado en boca de mi familia muchas veces la expresión “ten cuidado con lo que deseas” y también “no des sorpresas por que te la puedes llevar tú” es que yo cuando pienso en eso, me viene a la mente la típica escena tantas veces vista en pelis en las que el prota queriendo sorprender a su mujer o viceversa salen antes del trabajo con un ramo de flores o lo que sea y se encuentran con el percal de pillar a su amor con su mejor amigo, muy típico, pues cuando me dicen eso es la imagen que me viene..... absurdo la verdad.

No me gustan las sorpresas, simplemente por eso, por que es algo inesperado y no sé como he de reaccionar y menos aún me gustan que me digan que tienen una sorpresa para mi, por que ya le estoy dando vueltas al coco el resto del día, y luego resulta que o bien la sorpresa es una tontería y no es tal, o es un regalo inesperado y hace que me sienta más gilipollas aún al no preverlo y no poder corresponder como la otra persona se merece.

Eso es lo que me paso la otra vez, que la pulga me dijo que tenia una sorpresa para mi, y yo ahí dándole al coco, mira que la agobie con la manía de que al menos me diera una pista, la pobre al final me dijo para que me callara o para que no le diera más importancia de lo normal por que según ella no era nada, una tontería más bien y me soltó por sms que no me comiera el coco que era una chorrada que ni siquiera pesaba diez gramos, lo primero que me vino a la cabeza fue ¿cuánto pesa el amor? O un beso?, o el alma?, y luego me acordé de aquel porro fumado en casa de su primo que tan bien nos sentó, sobre todo a mi, y sin comerlo ni beberlo le chafé la sorpresa, así que ya pude respirar tranquila sin sentimiento de culpa por tener que corresponderle.

Es que no me gustan los regalos, no es lo mismo un regalo que una sorpresa, por que lo segundo no tiene por que ser monetario y ni mucho menos hace que te sientas en la obligación de corresponder, aunque tampoco me gustan mucho las sorpresas por que igual no te pilla en un buen momento o crees que es un vacile o te pilla de improviso.

Lo sorprendente vino después, una vez dado un par de caladas o más bien quitado cinco gramos a la sorpresa, me llego otra, esta escondida detrás de las cortinas del habitáculo testigo de nuestros escarceos, esta sorpresa fue delgada y blanca envuelta en plástico y alimentada con agua, preciosa como la cara de la que me lo regalo, la verdad fue una sorpresa muy agradable.

Días después, cuando ya nos haciamos a la idea de volver a poner en marcha la noria, pararla, bajarla, hasta la siguiente visita, la última noche, el ritual de la última noche en la que empiezan las despedidas, me llego otra, esta inesperada pero fue la mejor, y me la escondio debajo de la almohada, mi cara al verlo fue de premio, sobre todo por las risas con las que fue celebrada, vamos que le encanta sorprenderme y qué decir, que esta para mi no fue una sorpresa sino un regalo con retraso y me encanta, pero sobre todo, lástima que yo no pueda decir la sorpresa que le tengo reservada por que si no no tiene gracia.

Pues preparáte es mi respuesta por que la sorpresa que te vas a llevar cuando me veas..... te va a encantar.

Miento, me encantan las sorpresas, pero son las que te depara la vida, esas que no esperas pero con el tiempo y paciencia llegan.

13 comentarios:

  1. Ya lo decía la canción de "Pedro Navaja": "Sorpresas te da la vida ...." Nunca pierdas la capacidad de sorprenderte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sorpresas que nos sorprenden y que nunca dejen de sorprendernos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me identifico contigo, tampoc9 me gustan las sorpresas, supongo q en el fondo me gusta tenerlo todo controlado jejejeje y cualquier novedad q desconozca...me asusta...un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  4. Hola, a mi tampoco me gustan las sorpresas (aunque después del día de hoy igual deberían empezar a gustarme...).

    Como dice Tanais supongo que es porque me gusta tenerlo todo controlado y los cambios me asustan, pero eso no esta mal así las sorpresas son más sorpresas (si caben).

    Desde luego bienvenidas sean las sorpresas siempre que sean agradables, un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta sorprenderte cariño, con el tiempo seguirán habiendo sorpresitas, eso está asegurado y oyeeee!! a saber con que m vas a poner tú la cara colorada, miedo m das, uy uy uy...
    Un beso preciosa, espero que la próxima semana que la noria esté arriba sea tan buena o mejor que la última porque uf uf uf...ves cortando leñaaaaaa!!

    ResponderEliminar
  6. Bonitas sorpresas y, sobre todo, esa dosdificacion al dartelas. Pero pufffffff... la tuya no lo es menos: y yo, desde luego, no la cambiaba por nada. Un beso

    S.C.V

    ResponderEliminar
  7. gracias lágrima, esperemos que mi capacidad de sorprenderme no decaiga, besos
    maria, gracias, bonita sorpresa tu comentario
    tanais, me alegra verte por aqui, no sé en mi caso no creo que sea el querer tenerlo todo bajo control, no sé, supongo que es cuestión de no saber reaccionar, pero puede q tengas razon eh, besos

    ResponderEliminar
  8. tamara, hija, cuanto tiempo sin verte, me alegro mucho, mira ves? hablando de sorpresas, esta no ha estado mal, lo malo es q no puedes tenerlo todo controlado y las sorpresas si son agradables son un regalo eh, besos
    pulguita, jajaja cari, miedo me dan a mi tus sorpresas eh, bastante me sorprendiste la otra vez eh, la mia?? ya la veras, uf, aunq estoy impaciente yo eh, un besote y ya va quedando menos para sacar entradas en la noria
    anónimo, muchas gracias, la mia? ya sabes cual es? joe, en fin, un besote

    ResponderEliminar
  9. a mi no me gustan las sorpresas, rebusco los regalos de reyes desde noviembre jaja besos wapa

    ResponderEliminar
  10. A mí sí me gustan las sorpresar, darlas y recibirlas.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. jajaja marisa, yo como hace años que no tengo regalos de reyes ni me molesto en buscarlos jajaja
    bahhia, bueno es que la vida ya te trae sorpresas eh
    feliz día de la mujer trabajadora eh
    besos

    ResponderEliminar
  12. Vale: no me he explicado bien, pero creo q tampoco lo has querido entender, en fin un besote

    S.C.V

    ResponderEliminar
  13. anónimo pues explicate mejor, pq ultimamente estoy un poco espesa, un besote

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.