lunes, 18 de octubre de 2010

pasos

Mi padre siempre decía: “Bienaventurados los que confían en los pasos de cebra porque pronto verán a Dios”, según palabras de mi madre, y debe ser algo que a pesar del tiempo ella nunca ha olvidado ya que cada vez que salimos juntas y pasamos por un paso de esos, mi madre demuestra las pocas ganas que tiene de ver a Dios, o una de tres, me empuja, me hace correr o directamente se queda parada como una estatua a la espera de que el coche decida por ella.


Yo que soy más confiada o quizá, tenga más ansia en ver a nuestro hacedor de costillas, decidí hace años (intentar) hacer caso omiso a los gritos de mi madre, empujones y demás…..mamá que es un paso de cebra, joder!!!!! Que no me hagas correr, que no nos van a pillar, que hay tiempo….pero ni por esas.



Y eso que antes de que descubriera el sentido de las “expresiones” yo creía que por ahí, esas cositas pintadas a rayas solo pasaban las cebras, y me tiré hasta los seis años intentando pillar alguna, alguna vaca, alguna burra y un par de perros es lo que atiné a observar hasta que descubrí la gracia del lenguaje.

Hasta que me hice conductora, los pasitos esos para mí eran como las casillas del parchís, esas que ni te matan ni te pueden pasar por encima, era pisar una raya blanca y creerme inmune a cualquier accidente, estoy en un paso de cebra, pensaba cuando se me acercaba una moto a cien por hora, no me va a pillar, e incluso andaba más despacio porque me gustaba ver como algunos coches intentaban acelerar para pasar antes de que lo hiciera yo, o ver como frenaban poco a poco para ver si les daba tiempo a que pasara yo sin tener que frenar del todo, a esto últimos les hacía la puñeta porque más de una vez incluso estuve tentada de pararme en medio a atarme los cordones de las zapatillas.

Es más divertido pasar por un paso de estos, que por el semáforo, mis preferido son los que están al doblar una esquina y los que están cerca de las rotondas que parecen de relieve, que te hacen pegar un frenazo al darte cuenta de que no es de los lisos….

Ahora que conduzco no tiene gracia, por culpa de uno suspendí el primer examen práctico (que tela para sacarme el carné, pero eso en otro post), iba yo feliz por Orihuela dónde me examine, por una calle larga y estrecha con pasos de cebra por cada cinco habitantes, paso uno, el examinador me pone mala cara por no parar, pero si no había nadie, le contestó, otro más allá del que acababa de dejar y se mete un abuelo en medio, tuve que pegar tal frenazo que se me caló el coche al olvidar que estaba en segunda.

Después la típica niña pija que escoge para esperar al novio el extremo de uno de esos pasos, frenó, pongo primera, me hace un gesto con la mano de que pase, que no va a cruzar, pues nena, digo, ponte cinco metros más allá, al lado del contenedor de basuras, no te jode, hacerme frenar para nada….. me suspendió el muy…..

Pero lo mejor son los extranjeros, sobre todo los de mi urbanización, cruzan con miedo, yo no sé, vamos que comprar pistolas debe ser jauja pero cruzar un paso tiene que ser más difícil porque hasta me dan las gracias por parar, saludan, te sonríen o directamente te sacan el pulgar para arriba….ya ves….

Mis preferidos son los abuelos, cruzan a paso tortuga que cuando llegan al final las rallas ya se han borrado, no así las caras de cabreo del pobre conductor que ha tenido que parar, yo para eso tengo paciencia no en vano llevo cuatro años con esta deformación profesional a cuestas. También entra en el grupo las marujas que cruzan cada una por un extremo y cuando se encuentran se ponen a hablar como si estuvieran en la cola del super, digo yo, porque no os vais al bar de al lado que estaréis más cómodas que en medio de la calle.

Luego están las “profesionales” esas que alquilan por horas los cuatro pasos correspondientes a una gran rotonda, por ejemplo de que hay que pasar al salir o ir al curro, que te agradecen la molestia de reducir la velocidad enseñándote la falta de ropa interior de la que tanto presumen llueva o haga sol.

Mi preferido, el paso de cebra preferido por mi coche, es uno que más que un paso parece un puente, es algo exagerado porque bajas o subes y como se te olvide tu coche lo acuse y tu también si ese día vas con un tampax.

Luego están los que lo cruzan corriendo pensando que si lo hacen despacio los atropellan a bocinazos, craso error, que hay que cruzarlo como si fuera un pase modelos, que vean tus andares, que se acuerden de tu madre si hace falta.

Mira que hoy empiezo a currar, mis vacaciones se agotaron, y como leí en no se dónde….necesito vacaciones de mis vacaciones porque vuelvo más agotada de lo que me fui, aunque no tanto para contar los pasos que hay desde mi casa hasta el curro, que la última vez que los conté por inercia eran unos 150, a no ser que Fomento haya puesto otra rotonda por el camino….

12 comentarios:

  1. ajajaa, tu post me recuerda a una vecina de mi madre, que es un poco más pallá que pacá. Se llama Yolandina y siempre tuvo el divertimento de pasar los pasos de cebra cada vez de una manera: arrastrando una pierna, poniendo un pie delante del otro pegados, como cuando jugábamos y sorteábamos los equipos, cojeando ostensiblemente para luego en la acera echar a correr, a saltitos, etc. Era todo un espectáculo y a mí me encantaba verla por el barrio, qué genial la tía.

    ResponderEliminar
  2. kamikace... jajajja

    a mi me encanta cuando voy de conductora dar acelerones cuando pasan por el paso de cebra en punto muerto, no veas cómo miran y cómo corren, así tardan menos en pasar

    ResponderEliminar
  3. Te has olvidado de las viejecillas con el carro de la compra a paso huevo, y da gracias si pasan por el paso de cebra en vez de por todo el medio de la calle

    Mi carné de conducir también da para un post, joeeeeeeee

    Besos y ánimo con la vuelta al cole

    ResponderEliminar
  4. Ha veces que se convierten en pasos de "cerdas", por esas que van a cero por hora disfrutando con una sonrisa maligna del placer de haberte hecho parar.

    ResponderEliminar
  5. Pues hasta que vine a esta ciudad no descubrí otra cosa de los pasos de cebra de calles tranquilas...Sirven para aparcamiento. Hay unos cuantos capullos que aparcan en ellos. Y lo he visto unas cuantas veces. La próxima, os hago una foto.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja, y qué me dices de los estratégicamente colocados en la misma puerta de los colegios con los niños cambiando cromos? Son los pasos más tiernos, si.
    Un saludo Guada

    ResponderEliminar
  7. bur...madre mia eh...gracias por pasarte por la taberno, yo me voy a tomar un café que volvi del curro y hago tarde otra vez...

    ay marcela, que pena perderme el espectáculo de tu vecina, me encanta, qué tia eh...jajajaja

    itxaro, puntillo cabronceta si tienes eh, mejor, asi algunos peatones se espabilan...pobres...jajaja

    jajaja mi bici, vuelta al cole? si te digo los años que cumpli ayer te lo pensabas, jajaja, pero una dama pasados los 30 ya no dice su edad, lo del post del carné a qué esperas....imagino que un día de estos me dará por escribir cuando me lo saqué yo, ais, las viejecillas son geniales eh....

    jajaja Jirafa, pues atropella a las cerdas....jajajaa, con ese cuello que tienes no habrá problemas, pena que nos quiten puntos eh......besos

    Juli, trabajas para el ayuntamiento???si, hay cada capullo que aparca en cada paso de cebra, pero màs me jode los que lo hacen en la zona de discapacitados sin serlo, pasa foto habrá que verlo jajajaja

    ais ter, cierto, esos son los más tiernos....pero tampoco era plan alargar el post, me dio la vena de hacer un monólogo sobre eso...besos

    ResponderEliminar
  8. Ahora que he leído lo del examen, me he acordao del que hice yo. Aprobé a la primera, pero estuve a punto de no hacerlo porque de repente y de la nada apareció un imbécil con cara de pardillo dando saltos entre los coches. Cuando me tocaba a mí meter primera para salir uno de esos saltos se dirigió hacia mi coche,tuve que parar en seco y los reflejos suficientes para frenar junto con el embrague (así no se cala ;) ). En fin, y contada esta historia tan bonita y pcco entretenida te mando un besote.
    Que digo que de todos esos blogs a los que me dirige tu comentario... debo leer éste, no? vamos que los otros dos ya no, o cómo va? :D

    ResponderEliminar
  9. joer, pues sí que pasas tú pasos de Zebra que te ha dado tiempo hasta de etiquetar a la gente. jejeje

    ResponderEliminar
  10. mujer D, pues anda que no tuviste tu suerte eh, aprobar a la primer y sin atropellar al pardillo tiene mérito eh jajaja,
    gracias por tu visita y comentario, mi blog es este, los otros pues....ahí están, pero taberna solo hay una
    besos

    asi es Ripley, es lo que tiene tener el curro a una hora, te da tiempo a observas más cosas aparte del paisaje
    besos

    ResponderEliminar
  11. Cuando eres pequeño.los pasos de cebra molan,xq tienes la sensación de que sólo puedes pisar las rayas blancas,que si te sales en tu zancada(xq eres pekeño y con piernas pekeñas)y tocas el color asfalto caes al vacio... Y te juegas la vida en cada paso.


    Koko

    ResponderEliminar

Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.