miércoles, 13 de octubre de 2010

Puente

Del Pilar, bueno, mi hermana tiene una boca genial, pero la mía tenía su gracia, y digo tenía en pasado claro está, porque esos dos dientes delanteros ligeramente separados y medio abrazaditos era mi marca de fábrica, hasta que los de la Fé, me lo jodieron, ya me dirás, cada operación al sacarme el tubo después de siete horas para colocarme al cojo me los desvío ligeramente hacía fuera y con la colocación de gris que tardaron una hora más pues más de lo mismo….así que se me notaba ya, y no era ligero, no, era algo ya que sobresalía, no me mordía la lengua de milagro.

Vale, estoy exagerando como siempre, pero sí, me salieron más para fuera y encima tuve un tropiezo en la piscina lo cual se fue medio diente a ver mundo sin mi compañía, así que agarré la paga extra del verano, lo que me devolvió Hacienda y en vez de pegarme un viaje al Caribe, me dije, ale Lupe, a arreglarse los piños toca.

Pero entre decirlo y hacerlo, hay mucho, hace mes y medio empezó todo, radiografías que lo que más me emociono fue ver el implante colocado en el parietal, joder como se veía parecía la neurona de Homer Simpson cuando está pensando, después las fotos, más pruebas, papeleo porque la boca vale una pasta, lo cual me hace pensar que es una lástima que no lo cubra la seguridad social según que cosas porque es una lástima ver a una señora de la Residencia sin dientes porque la dentadura que tenía se le rompió, uf, a saber que me han echado para dormirme el diente por que me voy ……

Cuando me colocaron los brackets, me empastaron antes de eso un diente y dos muelos del maxilar superior, se ve que empiezan siempre por arriba, estuve días, largos días que probé todas las papillas de los abuelos, la de ternera, que está muy salada, la de huevos a la provenzal que puaj, la de verduras con jamón que no sabe a nada de eso, me aficione al de pollo con zanahorias, ese si que estaba bueno, cuando se enteraron las de cocina me guardaban platos de puré, que si lentejas, malo eh porque me produce descomposición que apunto estuve de quitarle el pañal a una para ponérmelo yo, pero al final nada, me guardaban de todo, a la hora de la cena, con el cachondeo de las compañeras que se comían la carne y todo lo que estuviera duro, turrón no porque aún no es temporada pero…..

Este puente, ya me han terminado de limpiar el maxilar inferior, empastado una, apretado los brackets de arriba que me duelen y voy a empezar otra vez un par de días a comer como los niños, potito a potito.

Que cuando me ha preguntado esta mañana un amigo…. Qué tal el puente? Saliste? Mucha farra tu eh……. Le saco el índice, me lo llevo a la boca y exagerando la sonrisa… le contestó, el puente ni lo he visto pero casi me lo ponen arriba.

Pero no, lo peor de todo esto es:

1. no me puedo morder las uñas, así que tengo que matar los nervios de otra manera.

2. no puedo comer chicles con lo que me encantan.

3. ni solomillos, la salsa si, menos da una piedra.

4. no puedo ponerme esos pegacaramelos que se te quedan ahí todo pegado.

5. no puedo con mis caramelos favoritos, los sugus.

6. no puedo arrancarme las pielecillas de la boca, y me encanta, me hacía interesante eh, la gente me hablaba y yo ahí aplicada con los dientecitos mordiéndome el labio.

7. no puedo comer helados, los tengo sensibles.

8. no puedo romper ni estirar nada con los dientes.

9. ni reírme a carcajadas porque se me clava un trocito del hierro final en el carrillo, me salió un flemón.

10. no puedo mordisquear los lápices en el trabajo mientras apunto.

11. no puedo celebrar una barbacoa, a no ser que me límite a poner la mesa y comerme las aceitunas.

Podría seguir, pero lo principal es que ya queda menos, dentro de nada me reiré de todo esto, mentira, ya lo hago, lo hago cuando me llevo un minicepillo en el bolso y después de las tapas (blanditas claro) me voy al baño y ya empiecen a dar golpes las mujeres desesperadas por cambiarse la compresa que yo ahí a lo mío, cepillado va y viene.
Lo raro es que me nota rara, me veo en el espejo y me leo los labios, hago mohines y es como ver a mi hermana……. lo que ya no es tan raro es que he aprendido más odontología por observación que en mis clases cuando el título de auxiliar.

Espero no tener otro puente porque el de noviembre me voy de viaje y cuando vuelva, otra limpieza, otro empaste, otro apretamiento de brackets y la colocación final.

Me haré una foto? Me iré de comida a celebrarlo….mejor de bebida que entra mejor y es más efectivo que un enjuague bucal.



Aaaaaaaaaaaaaahhh quiero una hamburguesa de tres pisos.

10 comentarios:

  1. estas navidades estarás con la dentadura de la Sheafer y comiendo turrón del duro y abriendo las botellas de cerveza con los dientes, ya verás.

    ResponderEliminar
  2. ojalá, querida Marcela, pero estás navidades me toca pringar en el trabajo, noche de nochebuena......asi que, de eso que me libro, pena....
    besos

    ResponderEliminar
  3. Buff, yo tuve brackets en el siglo pasado, vaya movida, lo que dolía aquello cuando ibas al dentista y te lo apretaba!!! unos días, luego se pasa hasta la próxima y puedes comerte la hamburguesa esa de 3 pisos :)

    Lo único es que mi madre siempre me dice que cuando me caiga ponga la mano en el suelo antes de dar con los piños, que costó un ojo de la cara tenerlos ordenaditos, jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Buá... hace falta valor... y necesidad, claro. Yo todo lo que tenga que ver con la boca, me pone los pelillos de punta, porque desgraciadamente, he sufrido como una cosaca.
    Al menos valdrá la pena el resultado final!!

    ResponderEliminar
  5. Que no mujer! eso es solo al pricipio! luego te acostumbras y verás como puedes hacer la mayoria de cosas que nombras ahí ;)

    Que si...x increible que parezca!!!

    ResponderEliminar
  6. Diosas.. en breve tendré yo que hacer lo mismo... glups! con el miedín que me da... ups!!

    ResponderEliminar
  7. Paciencia, que todo pasa. Hace tres años me extirparon las amígdalas, después de discutir quince años con mi médico de cabecera, y me un mes comiendo sólo yogures, helados y purés fríos. ¡¡Odio los helados desde entonces!! Sueño que le pego fuego a la Haagen dazs. Paciencia que volverás a mascar....

    ResponderEliminar
  8. mi bici, doler? que va!!!! a ver si me lo creo, ahora estoy un poco mejor, hoy toca tortilla y queso, más no puedo....jajaja, haz caso a tu madre que esto cuesta...uf, qué barbaridad!!!!

    Hasta los pelos.....ja pues estoy hasta idem de los dentistas jajaaja, valor? no sé que es eso, creo que lo mio es más cuestión de necesidad.....
    besos

    jajaja, Tanais, por increible que parezca...te creo.
    besos

    Morgana, no sufras mujer, yo, que soy una exagerada, que no duele, me dolio más el tatuaje y menos que la colocación de los implantes asi que...... ánimo que alguien siempre se enamorará de nuestra sonrisa (futura claro, porque lo que es esta) jajaja
    besos

    jajaja Juli...quince años? pues si que es tiempo para discutir, oye, cuando vayas a prender fuego a la Haazen me llamas que yo no me lo pierdo
    besos

    ResponderEliminar
  9. lo que peor llevaría yo es lo de las uñas y lo del solomillo... ánimo y suerte

    ResponderEliminar
  10. itxaro, gracias por la visita, lo de las uñas lo llevo mal si, el solomillo, mmmmmm, soy más sencilla y dónde esté una hamburguesa....
    gracias por los áinimos,lo llevo mejor

    ResponderEliminar

Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.