sábado, 23 de octubre de 2010

puto curro

Probablemente esto no lo publique, igual se queda en los borradores, no sé, odio quejarme, odio esos post tipo chungos, pero así es como me siento, pero si sólo hace cinco días que volví al curro y me parece que llevo más tiempo, bonita forma de empezar digo yo, de noche que son los turnos que más me gustan pero los que más agotan sobre todo si al terminar he de volver horas después para hacer el turno de tarde.

Y llegar después de las vacaciones que sólo fue una quincena más unos días libres y me sentí como volver a empezar, traslados, del bajo al segundo, protocolos cambiados, gente que en quince días ha dado un bajón impresionante, es lo que hay, preguntar por mengano o zutana que si lleva esto o se le ha cambiado algo o si hay más cambios, en fin, lo que hay en una residencia.

Primera noche, empezamos bien, cachondeo, preguntas de rigor, cambios de turno, segunda planta y me veo a la hija de una haciendo noche en el sillón al lado de su madre, familia entera, me susurran, se está muriendo...empezamos bien, pienso, me acercó a la hija, se interesa por mi ausencia, intentamos que se acomode porque lleva tres días ahí en la habitación de la madre, a mi francamente ya se me ha jodido la noche, hago mi trabajo, me acerco de vez en cuando a la mujer por si necesita algo, no puedo evitar pensar en las noches que paso mi madre a mi lado en la fe y lo mal que lo paso....

Me voy triste, con ganas de llorar pero aguantándome para volver horas después y ver que la hija ya no está pero si el marido recogiendo las cosas de la mujer con la que ha estado media vida, una vida que cabe en tres cajones y medio armario.

Tarde en la segunda, pues vaya, a la del bajo que han trasladado justo al lado de la que acaba de fallecer está A. una señora a la que tengo cariño desde que empecé a trabajar, la que me cantaba canciones de A. Molina en cuando se entero de que ya oía, la que aún sabiendo que odio que me acaricien el pelo se empeñaba en hacerlo y de las pocas que la he dejado aún protestando, pues nada, pedazo de sarcoma que tiene y los muslos tan hinchados que es difícil acomodarla sin que se ponga a llorar.

Dos tardes me he pasado en este plan, no se puede, no sé ni como no me he cambiado de planta, he aprendido bastantes cosas en estos escasos dos días, ayudando a la enfermera con las curas, calmando los dolores, unos dolores que sinceramente, deberían investigar más para paliar los dolores crónicos, porque aún llevando morfina la pobre lloraba y es curioso una de esas tardes en las que la cure, mi mente se evadió y le dió por pensar en aquellos dibujos que veía de pequeña, “David el gnomo” puede ser creo que cuando llegaban a una edad se internaban en un bosque y se convertían en árboles, o eso o lo he soñado, no sé, ojalá pudiéramos dejar este mundo sin sufrir, que bastantes palos nos da la vida a veces.

Cinco días y ya se han ido dos, he hecho noche, y cuando me he acercado a primera hora para los cambios, la pobre gemía, dos horas después cuando hemos empezado con el resopón, paso de hablar de esto, me estoy poniendo nerviosa y he de volver dentro de un par de horas otra vez, pues nada, la verdad es que me he alegrado y entristecido al mismo tiempo, al menos dejo de sufrir, puto sarcoma.

He descubierto que hay un par de canciones que son como un detonante para que mis lágrimas fluyan, las reprimo, he aprendido a hacerlo, poner cara de poker aunque por dentro me muera de tristeza, aunque me den ganas de gritar o de golpear cosas, pero luego es poner música en el coche y dejarme llevar.

Alguien me dijo hace poco que sería buena enfermera, curioso, si ser auxiliar me está costando un huevo....

Bueno, he aprendido a leer un electrocardiograma y a colocar los cables, ya ves tú... lo único que me apetece es meterme en la cama y taparme con la manta durante ve a saber

13 comentarios:

  1. A veces hay momentos, y el cuestiones laborables pasa mucho, en que te sientes frustrada. Y trabajos como el tuyo que es asistir a personas con problemas de salud, en este caso, por la edad, es muy jodido. Ánimo, Guada.

    ResponderEliminar
  2. Volver a encontrarse con el día a día, y más en un trabajo como el tuyo, tiene que ser tal y como lo describes, terriblemente duro. Si tienes que llorar, llora. Mucha fuerza, que de esa tienes aunque creas que te falta. Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Admiro tu vocación. No todos tenemos tu fuerza, porque aunque flaquees, llores y des puñetazos, igual vuelves y ayudas a los que están en esa situación.
    Beso y ánimo!.

    ResponderEliminar
  4. Pues hazlo, métete en la cama... y cuando estés harta de sábanas... entonces... sólo entonces, tómate un copazo jajaja

    Pasa un buen fin de semana.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Admiro a la gente que trabaja con ancianos, yo no podría

    Mucho ánimo y lo del copazo que dicen por ahí no es mala idea

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Venga, va, Guada... anímate... aquí va mi abrazo.

    Y un beso!

    ResponderEliminar
  7. pues si, hay que ser fuerte. Pero aunque suene duro para estar día a día hay que poner una barrera emocional, que eso tampoco significa que no demuestres tus sentimientos o que los tengas

    pero esta profesión es así, uff dímelo a mi....

    besos

    ResponderEliminar
  8. Se de lo que hablas, en su día lo pasé muy mal, psicologicamente me dejaba K.O por cosas como las que cuentas.

    Un abrazo que lo necesitas :(

    ResponderEliminar
  9. bueno, no se que decir, me siento un poco violenta por este arrebato de...., pero muchas gracias a todas por vuestras palabras de ánimo...por lo visto octubre está siendo un mes bastante jodido pq aparte de esto tb ha fallecido el padre de una compañera y la madre de otra.....en fin, la vida.
    un poco mejor pero con más ganas que nunca de cambiar de aires.
    muchos besos a todas

    ResponderEliminar
  10. eh¡¡ llego tarde pero llego..vamos ¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Vaya, qué duro es a veces el regreso al trabajo... ánimo!!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. Bo, nadie llega tarde, la taberna nunca cierra...besazos

    gracias toa, por tu visita, en fin, es lo que tiene a veces este curro, pero bueno en noviembre solo trabajo cinco dias....vacacioneeeeeeeeeees, más debe casa y asuntos propios

    ResponderEliminar

Citas - citas-comunidad.com

Se ha producido un error en este gadget.