viernes, 9 de noviembre de 2007

impaciencia

deberia estar contenta, o por lo menos conforme, pero no, mi naturaleza no es así, mi naturaleza es de las que adelantan acontencimientos, o sueñan con ello y eso no es bueno, lo sé por experiencia.
Pero ella me gusta mucho, mucho, te das cuenta cuando inconscientemente garabeateas su nombre en un margén del cuaderno, consonante, vocal, consonante, vocal, nombre femenino, muy femenino, muy bíblico, tu compañera de clase te mira raro, te sonrojas, intentas borrarlo, pero caes en la cuenta de que todos los márgenes de las hojas están rodeados por ese nombre, por círculos, por coranzoncitos y demás mariconadas.
Hasta que te asustas y piensas pero esto
que cojones es?
si acabo de salir de una relación de tres años.
Esto que mierda es.....
No voy a dejar que me vuelvan a hacer daño
Pero no depende de ti.
Y en tu forma de afrontar algo que te viene grande, intentas hacer daño a la otra persona para que sea ella la que haga el trabajo por ti.
No quiero sufrir, no quiero agobiar a nadie, no quiero que nadie se tenga que mirar al espejo por mi.
Creo que es mejor renunciar a ella, o renunciar a mi, o renunciar a mi amándola a ella.
Te quiero a mi pesar.
Creo que una disculpa no basta, no sé que es lo que basta, mi silencio
no lo se
dimelo tu

1 comentario:

  1. Eres unica en describir sentimientos.
    El silencio muchas veces es mas duro q las propias palabras

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.