sábado, 8 de diciembre de 2007

parecidos?


Cuando somos pequeños, en las típicas fiestas en las que nos juntamos todos los primos y demás familiares, ya empieza el consabido recuento de los parecidos, yo es que hasta hubo una época en la que me sentía parte de un puzzle gigantesco unido por lazos invisibles con gente que nunca había visto ni siquiera en foto, y a veces resultaba abrumador, te sentías como si tu no fueras tu, sino la barbilla de tu bisabuelo, las orejas de tu padre, la mala leche que tenéis la familia de tu padre que en paz descanse, y seguía así una retahíla de frases en el mismo sentido, que llegabas a marearte y te ibas corriendo a mirarte al espejo para ver tu cara, tu cara entera sin sentirte parte de un entramado de piezas genéticas, y sonreía y pensaba si ya lo que queráis pero los hoyuelos no los tiene nadie, porque ese era el único parecido al que no sabían ponerle un nombre pasado, así que siempre que salía de estas reuniones que no eran muchas menos mal, salía con una sonrisa de oreja a oreja y haciendo un corte de mangas al resto de la concurrencia y cerraba el telón mentalmente con…. Pero eso sí… los hoyuelos son míos.
Después empiezan ya los parecidos con gente que ya no es parte de la familia, vamos que la genética no pinta nada pero te lo sacan, que sale Ana Torrent en “Cría cuervos” parecido que te sacan, eso si, lo ayudan con el comentario de “pero tu eres más guapa” y yo para mis adentros siguiendo con la costumbre…. Y con hoyuelos, no te jode. Después que si te pares a la Maribel Verdú, está una antigua compañera de clase, a lo que yo contestaba será en los hoyuelos porque el parecido ni me lo veo. En fin que llega un punto en que te ríes con cada parecido que te sacan, eso si el que más a la cantante M. Molina, que ya es decir.
Es algo que siempre he odiado, esa manía de sacar parecidos, bueno odiaba, ahora mismo es que hasta me hace gracia y participo del juego según me de, pero es algo que escapa a mi entendimiento porque vamos a ver, bastante trabajo hicieron tus padres para “hacerte” que qué pinta el resto de la gente.
En fin, hoy es festivo y estoy sola en mi casa, pero esta frase no es del todo cierta, no es que esté sola, es que me siento sola, y es mi casa pero no la siento mía, me ha dado por recordar una frase muy conocida, la de “al final recogemos lo que sembramos”, y no sé si es que ha llegado mi temporada de cosecha, o aún no es tiempo de recoger, no sé.

3 comentarios:

  1. Muy interesante esto último. Depende Lupiya de lo que hayas plantado. Verás que no tardará en brotar, máxime si continúas regándole!.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Y sí, la Verdú se te parece una jartá y hasta por la sonrisa diría que también te pareces a Paz Vega. Ese encanto que le recuerdo en 7 vidas... y que compartís!
    Estudia eh, no vayas a conectarte. Bueno, si es para hablar con... ejem, me callo ;o)
    Un ratito na más eh.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo soy mala sacando parecidos y a lo mejor por eso no te me pareces a nadie mas q a ti. Y para q ibas a querer parecerte a nadie no?.
    Yo este finde, rodeada de gente, tambien me he sentida muy muy sola; pero en fin, en mi caso, eso son gajes del oficio

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.