sábado, 5 de enero de 2008

Ayer (2ª parte)

Ahora viene lo gracioso, esto de llevar audífonos todo el día es lo que tiene, que también te ocurren cosas divertidas, bueno, divertido fue al final, pero mientras me pasaba me puse color granate, pues mira, que estas cositas minúsculas que tengo detrás de las orejas hicieron saltar las alarmas al salir de la Fnac, me di la vuelta del susto y detrás de mi veo venir al segurata y agarrarme la bolsa, bueno pinta de ladrona nunca he tenido y eso que si, lo he sido en una época hace ya, pero bueno, me quedo sorprendida porque casi nunca me ha pasado, recuerdo al oír al segurata lo que llevo y me los señalo para decirle la proveniencia de la alarma, me dice que me espere, viene un poli, 60 ojos mirándome y yo sin saber donde meterme, hasta que le vuelvo a decir lo mismo, señalándome las orejas, que estaban más coloradas que mi cara, me indica con una mano la salida mientas se disculpa, me voy al médico a recoger la baja, llego a casa y le digo a mi abuela riéndome, oye sabes?….. He descubierto que tengo dos armas de destrucción masiva…… me mira los pechos, hace un gesto y dice….. uy jamia y te das cuenta ahora?.... sigo la trayectoria de su mirada y me rio y le digo no mujer, si no va por ahí, si las armas están un poco más arriba, pero si quieres tengo cuatro ajajajajaa.

Me voy al curro, cojo el coche, me asusto, suena mucho, todo, las puertas, el intermitente, me sorprendo, automáticamente se enciende el cd y se oye la música a toda ostia, pego un respingo el coche se va hacia atrás, en fin como puedo saco el coche de ahí y me voy para casa, un montón de sonidos, pongo la música, me gusta la voz de la cantante de la quinta estación, no se porque, canta pero no la entiendo, pero percibo cosas que antes no lo hacia, suena shakira también es genial, me pongo a mover la cabeza siguiendo el ritmo, mientras una sonrisa se va ensanchando por mi cara, me siento feliz pero al mismo tiempo soy consciente de que no sé es como si fuera la primera vez que lo cojera, me distrae todo, me entra un poco de inseguridad, así que a la media hora quito la música, poco a poco me repito.

En el trabajo es genial, lo cuento a las compis con las que me encuentro, felicito a algunas aprobadas de la opo, felicitaciones mutuas, hasta los yayos se alegran, incluso uno dice, mira que bien ya no tendré que chillar por todo el pasillo, y yo si claro, pero si me los pienso quitar cuando venga al curro para no oiros, que te crees, ais, la verdad fue genial.

Ahora me voy a envolver regalos que mañana es fiesta y hay que sorprender a las niñas de la casa, amos, que yo creo que últimamente si no es por ellas no celebramos la navidad, yo este año la navidad la llevo encima, y a todos lados.

P.D. Lo genial fue que se me olvidaran las llaves de casa y tocar el timbre, aguzar el oído pensando, y si no oigo? para al rato, una voz que hacia años me arrullaba y me cantaba para dormir, me suelta Quién? y yo respondo, yo... abre...
Increible en serio, como puede transmitir tanto una voz?

2 comentarios:

  1. Q fantasticas sensaciones transmites. Y eso q es el principio d todo. Me encanta leerte.
    Prueba a ponerte la 5ª estacion, un cubata y agita el vaso para escuchar el tintineo d los hielos. A mi es d las cosas q mas m ponen.
    Me voy a la cabalgata

    ResponderEliminar
  2. Ajajaja me rio por la anécdota de que te saltara la alarma... A mi me pasó hace años en una gran superficie, para más inri, en mi etapa punk. Total, el segurata se puso en plan chulillo ya solo vernos las pintas. Me indica que le acompañe, a lo que me niego y mis amigos nos hacen corro ajajaja. El tío se pone suave al ver que joer en pleno verano lo más que llevábamos puesto era una camiseta un vaquero y cadenitas varias más los pelos de pincho.
    Yo insisto, preguntándole, pero tío, dime a mi dónde me he podido guardar qué cosa?. La gente me daba la razón, es la máquina y tal y tal. Otros protestaban porque de la caja no me moví y claro se cabrearon. Allí mismo me vacié los bolsillos: cartera, llaves y el paquete de tabaco. El tío en tono amable y conciliador, me dice por favor, que recoja mis cosas y le acompañe. Me niego de nuevo, mis amigos partiendose y que viniera la policía, que a mi ese no veía las púpus!. Total, él mismo dijo, vale, si es lo que quieres, llamo ahora mismo y que venga la policía. Peror que sea una tía eh, añado. Nos retiramos de la caja, y nos vamos a la sección de música hasta la llegada de la parejita. Y sí, lo eran, tío y tía. Hablamos, me miran, y ambos le miran al segurata como diciendo: tío, tú estás mal o qué pasa aquí?. Bastó que la mujer poli me preguntara usas sostén con aros?. Y yo, pues sí. Los colegas se partían, la gente metiendose con el segurata por la "verguenza que me había hecho pasar" ajaja. En esto, que el poli guiñándome un ojo me dijo que podía denunciar no fue la palabra exacta, pero vamos, que podía ir yo ahora contra el segurata. El tío se puso de todos los colores! ajajajaja. Y nada, al final hasta la compra nos salió gratis detalle del Gerente.
    Años después le veo "trabajando" en Correos todo abierta de patas y las manos a la espalda. Nos reconocimos y lo siento, no pude evitarlo, se me escapó una risa.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.